No se registran casos de Zika en Jujuy

Jujuy al día® – Ante la confirmación de casos de Zika en la provincia de Salta, el Ministerio de Salud refuerza su trabajo junto a la comunidad jujeña para erradicar los criaderos del mosquito y continuar sin casos de esta enfermedad. Las principales complicaciones relacionadas al virus son el síndrome de Guillain-Barré y la microcefalia en el feto durante el embarazo.

“El problema es que en los adultos se dan poco síntomas, muchas veces ni siquiera fiebre. Entonces pasa desapercibido y circula sin que lo descubramos. Otra gran dificultad se presenta cuando el virus infecta a una embarazada, debido a que en cualquier momento del embarazo puede producir trastornos en el niño. En el caso de la mujer no embarazada es una enfermedad muy leve, rara vez puede dar parálisis a los adultos”, explicó el Director Provincial de Sanidad, Carlos Ripoll.

“La transmisión del virus es a través de la picadura del mosquito Aedes Aegypti, al igual que dengue, chikungunya y fiebre amarilla, y por relaciones sexuales no protegidas. Los mosquitos Aedes suelen picar durante el día, sobre todo al amanecer y al anochecer”. Los síntomas son similares a los de otras infecciones, entre ellas el dengue, y consisten en fiebre, erupciones cutáneas, conjuntivitis, dolores musculares y articulares, malestar y cefaleas; suelen ser leves y durar entre 2 y 7 días.

La infección por el virus Zika puede sospecharse a partir de los síntomas y los antecedentes recientes, como el lugar de residencia o viaje a una zona donde haya transmisión activa. Sin embargo, su confirmación requiere pruebas de laboratorio. Respecto a los síntomas, en estos casos, “suele ser relativamente leve y no necesita tratamiento específico. Los pacientes deben estar en reposo, beber líquidos suficientes y tomar medicamentos comunes para el dolor y la fiebre, previa consulta en el centro de salud más próximo”.

“El mosquito vive en zonas cercanas a las viviendas y solo necesita una cantidad mínima de agua estancada y un poco de sombra para dejar sus huevos y reproducirse. Cualquier recipiente que contenga agua puede ser un criadero”, explicó Ripoll. Algunas de las acciones a realizar es evitar tener recipientes con agua estancada, poner boca abajo cualquier recipiente que no uses, tapar los tanques de agua, destapar los desagües de lluvias de los techos y usar repelente al menos cada tres horas sobre la ropa y en los lugares donde la piel esté descubierta.