Desembarcan nuevas marcas de celulares low cost Nokia, Xiaomi y Blu son algunas de las firmas que llegarán al mercado local este año.

La reapertura de las importaciones y la baja de impuestos internos ya producen ruidos en la telefonía móvil. Por un lado, la renacida Nokia define los últimos detalles para reingresar a la Argentina, pero no es la única. La china Xiaomi – 5º mayor fabricante de celulares del mundo- y la estadounidense Blu tienen planes similares: disputar el desatendido segmento de gama baja en alianza con fabricantes de Tierra del Fuego y distribuidores argentinos. “No faltará quien crea que los modelos básicos no tienen mercado, pero no es tan así. Y la mejor prueba es que todavía hoy estos equipos se venden en mercados desarrollados, con precios que varían entre US$10 y US$30”, sentencia el consultor especializado Enrique Carrier.

El retorno de Nokia al país es el dato más novedoso. Caída en desgracia por el avance de Samsung y Apple, la licencia pasó a manos de la empresa finlandesa HMD Global, que relanzó la marca en 2016 reeditando algunos de sus modelos más exitosos, pero en versiones muy económicas: el 3310 y más recientemente, el 8810, popularizado en la película Matrix y apodado “la banana”. El año pasado y ratificando el poderío de su sello, la empresa vendió a nivel global 69 millones de equipos, el 85% de los cuales son modelos low cost, según datos de la consultora IDC. En 2017 desembarcó en México, Colombia, Chile y Perú y ahora está a punto de volver al país.

Desde HMD no formularon declaraciones. Sin embargo, fuentes del sector señalan que el desembarco en el país sería progresivo, con unos pocos modelos de baja gama importados para producir localmente sus líneas de media gama y los flagships: el N7 Plus y el N8 Sirocco, que fueron presentados en el último Mobile World Congress de Barcelona. Hay tres fabricantes fueguinos interesados en obtener la licencia, inicialmente para importar equipos de gama baja y posteriormente para ensamblar los smartphones de media y alta gama: Newsan, Solnik y Mirgor. Aunque rechazaron hacer comentarios, fuentes de la industria coinciden en que el retorno “es inminente”, probablemente a fines de mayo o junio.

HMD Global está integrada por varios ex ejecutivos de la “vieja” Nokia, pero entre sus inversores figura Foxconn, el gigante taiwanés que le fabrica los iPhones a Apple. En el mercado local, Nokia lideró claramente entre 2005 y 2012, cuando fue desplazada por Samsung. Tina Lu, de la consultora Counterpoint, señala que “el reconocimiento de la marca es muy fuerte. Durante 2017 hicimos una investigación a consumidores finales de más de 15 países y Nokia salió espontáneamente como la marca más recordada en varios de ellos”. Según IDC, el ranking de ventas local en 2017 lo lideró Samsung (57% del market share), seguido por LG (15%), Motorola (12%) y Huawei (7%). Sin embargo, los expertos creen que la llegada de nuevas marcas modificará el escenario actual. Y están llegando varias.

“El retorno de los básicos tiene muchas causas. Una fue la eliminación de medidas de facto que durante muchos años impidieron la importación de teléfonos. La otra fue la reducción del impuesto interno a las terminales importadas, que bajó casi 6,5 puntos desde el 17% y que tiene un cronograma que lo llevará al 2% en 2023”, grafica Carrier. Por lógica, hoy conviene importar los modelos más baratos y producir los de media y alta gama. Sebastián Novoa, analista de IDC, entiende que “al ir bajando progresivamente el impuesto está incentivando a marcas que no veíamos en el país a ingresar por estos beneficios en el corto y mediano plazo”.

La lista de aspirantes es larga y ya hay casos concretos. Por caso, Solnik introdujo Hyundai y, además de Nokia, viene conversando con Xiaomi, una empresa que se autoproclama “la Apple china”. El año pasado vendió poco más de 92 millones de equipos, principalmente en China, con el foco puesto en el buen rendimiento a bajo costo. Recientemente, durante la presentación de su modelo de bandera, el Mi MIX 2S, un alto ejecutivo subrayó que los prejuicios sobre los productos chinos son falsos: “La gente tiende a pensar que si un teléfono tiene menor precio que otro esto implica también una mucha menor calidad. Estamos intentando demostrar que eso no es así”.

“Xiaomi ingresó en 2015 en Brasil y tuvo dificultades por el rechazo de la empresa a ensamblar localmente. Y a mediados del año pasado desembarcó en Colombia, Chile, Perú y México”, recuerda Tina Lu, de Counterpoint. En el país, representantes de Xiaomi conversaron con varias empresas fueguinas, entre ellas Newsan y Solnik. Tal como ocurrió en Brasil, el coloso chino trata de evitar la manufactura local, por lo cual accedería en un principio a importar directamente modelos de baja gama para posicionar una marca prácticamente desconocida por los argentinos. El socio local, en este caso, oficiaría de distribuidor y no como fabricante.

Esta alternativa, precisamente, fue la elegida por Blu. Creada en 2009 en Miami por Samuel Ohev-Sión, un exdistribuidor de tecnología, la marca se popularizó a través de las ventas online, principalmente por Amazon. En diciembre llegaron al país los primeros modelos de la mano de Garbarino. Un alto ejecutivo de la cadena, Santiago Gómez Brumana, cuenta que en paralelo “también lanzamos la marca de celulares Datsun, con el objetivo de completar todo el catálogo de modelos”, dijo al Económico. Pero en paralelo y con una perspectiva similar, el CEO de Newsan, Luis Galli, remarca el interés de la empresa “en obtener un buen surtido de modelos en la gama baja”. En este sentido, “Blu cumple con esos requisitos”.

Fuente: Clarin.com