“Zika es un virus que aún no hemos detectado en Jujuy, pero es muy probable que se introduzca porque hay casos cercanos”

Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, el Director Provincial de Epidemiología, Carlos Ripoll, se refirió a los trabajos de prevención, y capacitación, para evitar brotes de dengue, zika y chikungunya en Jujuy.

Carlos Ripoll

Al respecto, Carlos Ripoll sostuvo en declaraciones al diario JUJUY AL DÍA®, “venimos trabajando en esto fuertemente, se está haciendo descacharrado en todas las jurisdicciones y municipios, pero también se está trabajando en concientización a través de los escolares. Tuvimos un curso en Palpalá que culmina el próximo sábado donde damos la parte de dengue, zika y chikungunya y son tareas a largo plazo, no son resultados de un día para el otro, pero en este momento tenemos cerca de 4 mil docentes ya preparados y si vemos cuantos alumnos puede atender cada docente, 20 como mínimo, vemos a cuantas familias estamos llegando. Eso es importante”.

“Por otro lado, se hace capacitación en todos los hospitales acerca del síndrome febril agudo, cómo es que se presentan estas enfermedades, para sostener y optimizar la vigilancia. Diría que en estos últimos años la vigilancia del síndrome febril agudo pasó a ser una rutina, sobre todo en los momentos de lluvia y de calor, es decir en el periodo estival. Estamos bastante bien en la vigilancia, pero no como me gustaría, ya que me gustaría que tengamos mayor dedicación por parte no solo del personal de salud sino fundamentalmente de la población”, señaló.

Agregó “hemos hecho cursos de diferentes tipos, capacitaciones, y eso es permanente. Dentro de poco empezamos otro tipo de capacitaciones para hospitales contando cómo fueron las situaciones de los últimos años y qué podemos esperar para los próximos períodos. No cantamos victoria con el dengue, ni estas enfermedades, porque te dejan respirar uno o dos periodos y luego vuelven a ocurrir”.

Acerca de la influencia de la situación en regiones periféricas a Jujuy, Ripoll afirmó a este diario que “esto depende fundamentalmente de la situación de los países y provincias limítrofes. En el 2016 fue el brote más grande del país, veníamos muy bien, el brote ya había empezado en el NEA y no teníamos ningún caso, hasta que apareció un caso de Clorinda, otro de Formosa, otro de Chaco, otro de Misiones, de Brasil y tuvimos brote, pero no fue un brote muy significativo. Esto es así, deja un tiempo y vuelve, entonces no cantamos victoria de ninguna manera y debemos trabajar mucho más”.

“Pero lo que se hizo tuvo y tiene incidencia en la ocurrencia de casos, de eso no hay duda. En el 2016 fue una de las provincias que tuvo brote, pero con menos casos. Si bien nuestro objetivo ideal sería no tener casos eso es muy difícil, casi imposible de lograr por el movimiento de las personas, eso no lo podemos controlar, está fuera del sector salud. Además, tenemos una ruta de alto riesgo que es la 34, que vine y toma la 81, viene todo del NEA, Paraguay, Brasil y se mete a Jujuy, pero también viene de la frontera boliviano- salteña donde hay problemas sobre todo del lado boliviano”.

“A eso se agregan aquellas personas que vuelan, que fueron a Brasil, Centroamérica, otros países y pueden transportar los virus. Hoy el movimiento de personas permite que cualquier virus pueda dar vuelta al mundo en cuestión de meses, sino vean lo que sucede con la gripe: comienza en un área del mundo y en 4 o 5 meses está en todos lados. En la actualidad se calcula que cruzan fronteras internacionales alrededor de 7 millones de personas por día, y ¿cómo controlamos eso?, es muy difícil”.

Por ello, opinó que “los controles que se hacen en frontera son inútiles, no sirven, no tiene sentido perder tiempo, recursos, comprometer personal para poner barreras en las fronteras, el virus pasará igual. Si hay cantidad y oferta suficiente de virus en áreas limítrofes o cercanas pasará de una manera u otra, hay que estar alerta siempre”.

Consultado por JUJUY AL DÍA® sobre la casuística, Ripoll mencionó “en el 2018 hubo casos en el NEA, en Buenos Aires, en CABA de dengue, hubo algunos casos de zika, algún brote en el norte de Salta y en Formosa, pero Zika es un virus que aún no hemos detectado en la provincia, pero es muy probable que se introduzca porque hay casos cercanos, la zona de Tartagal, Salvador Mazza, están comprometidas o tuvieron casos autóctonos”.

“Hay casos autóctonos de dengue en Córdoba y NEA, en Buenos Aires hay casos importados también. La situación es compleja, no es sencilla, estamos rodeados de bichos y en algún momento alguno pasa la barrera”.

Además, el Director Provincial de Epidemiología destacó que “hay otro tema importante: cuando una persona se infesta, una de cada 10 o 13 con dengue hará sintomatología llamativa que obliga a la consulta, pero los otros no, pero tienen el virus en sangre, y se lo transmiten a los mosquitos. Así se desarrolla el ciclo de transmisión”.

“Hay pacientes asintomáticos, si tengo un brote de 100 casos le agrego un cero, y no me voy a equivocar, para tener un aproximado al número real de casos, o sea estamos hablando de aproximadamente 10 veces más de casos de los que son notificados”, alertó.

“Con Zika es peor porque es mucho más silenciosa, a veces ni da fiebre y no van a la consulta porque no obliga a la consulta, y el virus puede circular sigilosamente, emerge cuando el número de casos es grande. Chikungunya, por el contrario, da muchos síntomas, mucha fiebre, mucho dolor articular, invalidante, se hace ver rápidamente. Si bien el dengue se hace ver, pero no muchos, y esos son los que sostienen las epidemias ya que no consultan y no tienen por qué consultar si no tienen síntomas”.

“Como verán es una situación compleja, no es fácil de manejar ni de predecir en base a números anteriores ya que puedo haber tenido 10 casos este año, pero el año que viene tengo un brote de mil o más, esto es así”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí