A cien años del primer Gobernador Radical en Jujuy, Dr. Horacio Carrillo

Jujuy al día® – El 4 de marzo de 1918, por disposición del interventor de la provincia Jujuy Dr. Justo P. Luna, se realizaron elecciones legislativas y de electores en nuestra provincia y de las que resultó vencedor la Unión Cívica Radical. El resultado permitió que el Colegio Electoral consagrara el 1 de abril al Dr. Horacio Carrillo como Gobernador.

El 2 de abril, Luna inauguró las sesiones de la Cámara de Diputados y el día 5 posesionó como Gobernador al Dr. Carrillo, quien finalizó su mandato el 5 de abril de 1921.

El flamante gobernador designó como ministros al doctor Ernesto Claros (h) en la cartera de Gobierno, Justicia e Instrucción Pública y al señor Froilán A. Calvetti en Hacienda, Agricultura, Industria y Obras Públicas.

También integraron este primer gabinete radical don Víctor Silvetti que reemplazo a Claros, el doctor Ernesto Sourrouille ocupó el cargo de Calvetti y luego Arroyo reemplazó a Sourrouille. Por su parte el profesor Manuel Corte, que ejercía la presidencia de la Legislatura ocupó, en varias oportunidades, la Gobernación en reemplazo de Carrillo, en ese entonces no existía el cargo de Vicegobernador.

Luego de asumir la Gobernación, el doctor Horacio Carrillo (segundo de la izquierda ), acompañado de Ernesto Cuñado, Flavio Guzman y Froilán Calvetti , quienes formarán parte de su equipo de trabajo, se dirigen a la Casa de Gobierno. La Legislatura funcionaba en los Altos del Teatro Mitre y la Casa de Gobierno quedaba en Alvear 845 (actualmente funciona la Facultad de Ciencias Económicas)

En el año 1917 ocupaba la gobernación don Mariano Valle (conservador) y en las elecciones del 25 de marzo del citado año el partido radical gana 8 de las 10 bancas que se habían puesto en juego. En ese entonces las diputacias eran por representación departamental  (1835 a 1952). El triunfo radical le permite conseguir la mayoría legislativa. El 2 de mayo se nombran las autoridades, designan las comisiones y comienzan las sesiones, a las que la minoría conservadora no asiste.

Por medio de decretos legislativos y decretos del Ejecutivo comienza, lo que podría denominarse, un enfrentamiento de poderes. El Gobernador Valle, no tarda en reaccionar, y por medio de un decreto, en acuerdo de ministros, establece el desconocimiento de las resoluciones legislativas y clausura la Cámara, a la vez que solicita la intervención de Jujuy al Presidente de la Nación.

El profesor Jorge Bidondo en sus notas para la Historia de la Legislatura Jujeña señala que: “El juicio político a los miembros del Poder Ejecutivo y del Superior Tribunal de Justicia; la acusación de estos a la Cámara, de  extralimitaciones al ejercer su función; el decreto del Gobernador disponiendo el cierre del local de sus deliberaciones; el veto del Ejecutivo a casi todas las leyes dictadas por la Legislatura y la negativa de ella a los acuerdos pedido por aquél; la hostilidad permanente entren los poderes y el requerimiento de intervención solicitado en forma distinta por las tres autoridades en conflicto. Todos  estos antecedentes determinan la intervención nacional decretada el 7 de diciembre de 1917, por el presidente  Hipólito Yrigoyen, a fin de garantizar al pueblo de  Jujuy el goce y ejercicios de sus instituciones”.

La Gobernación de Horacio Carrillo

Horacio Carrillo

Asumió la gobernación con 30 años de edad, siendo el más joven en ocupar ese cargo en la historia de Jujuy, ya recibido de abogado, había sido diputado en representación del Departamento Ledesma entre los años 1913 y 1917.

Durante su gestión se terminó la Casa de Gobierno, se levantó el monumento al General Manuel Belgrano, varias localidades del interior contaron con el servicio de agua corriente, sistema de desagüe y cloacas. Comienza una extensa campaña de lucha contra el paludismo,  se destinan fondos para que el Consejo de Higiene asista a los enfermos carentes de recursos con remedios, ropas y alimentos. Se instala en el Hospital San Roque el primer quirófano de la provincia.

En la obra pública  se destacan la construcción de  caminos en el interior, siendo el más importante entre San Salvador de Jujuy y la ciudad de San Pedro por la cuesta del Zapla, conocido como el de cornisa, que sirve para el desarrollo económico del Ramal.

Se reglamentó la actividad minera, además de imponerle impuestos a la misma, exeptuándose a la extracción de sal de las salinas del Estado.  Actividad que era realizada por la población más pobre de la Puna.

En el año 1920 al recordarse el centenario del fallecimiento de Manuel Belgrano, el Gobierno Nacional solicito el envió de la Bandera que Belgrano donara al pueblo de Jujuy a la Capital Federal para las honras a Belgrano. Carrillo vio en esta solicitud la intención de quedarse con nuestra enseña, por lo que envió a la Legislatura un Proyecto de Ley en el que  señalaba  que “no podrá  ser trasladada en ningún tiempo de la ciudad Capital de la Provincia”. El proyecto fue tratado sobre tablas, aprobándose como Ley Nº 403. Es de destacar el amor que sentía Carrillo por la Bandera que puso especial énfasis en la construcción del Salón de la Bandera como santuario máximo de la misma.

Horacio Carrillo finalizó su mandato el 5 de abril de 1921, posteriormente cumplió funciones como  embajador en Bolivia,  Cuba, República Dominicana y Panamá.

Por Jorge Delfín Calvetti

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí