Jujuy: buscan a 4 gitanos prófugos por haber abusado de una familiar

Jujuy al día® – Luego que nuestro medio hiciera público el caso de una mujer que denunció haber sido abusada sexualmente por su tío y tres primos, la justicia ordenó la detención de los hombres quienes se encuentran prófugos.

Fuentes consultadas por el diario JUJUY AL DÍA® informaron que la desde la Unidad Fiscal Especializada en violencia de familiar, de género y de delitos contra la integridad sexual, cuyo titular es Alejandro Bossatti, tomaron cartas en el asunto tras la publicación de este diario, y solicitaron la detención de 4 sujetos de la comunidad gitana acusados de abusar sexualmente de una pariente de ellos.

El Juzgado interviniente hizo lugar al pedido del Fiscal y se ordenó la inmediata detención de los sujetos, quienes se encuentran por estas horas prófugos.

Los acusados del delito de “Abuso sexual con acceso carnal, agravado por número de participantes”, son los llamados, y apodados, “Kiko” Juan de 54 años; “Frinca” Caldera de 26 años, “Chulo” Caldera de 24 años, “Nene” Caldera de 22 años. Se trata del padre y sus 3 hijos.

Los hechos sucedieron entre el 20 de febrero y los primeros días de marzo en una localidad del interior de nuestra provincia. La mujer indicó que, en el primero de los hechos denunciado, ingresó a su domicilio un familiar suyo, acompañado de otros tres sujetos jóvenes, también vinculados familiarmente. Allí, y a punta de pistola, mientras la amenazaban de muerte a ella y a su familia, la obligaron a practicarle sexo oral a los 4 sujetos, para luego retirarse del lugar, tras volverla a amenazar y obligándola a que no denuncie lo sucedido.

A menos de diez días de ese hecho, estas personas, esta vez acompañada de mujeres, volvieron a irrumpir en su vivienda, y uno de ellos, esgrimiendo un arma de fuego, le manifestó que no debería haberlo denunciado, y volvió a abusarla de la misma manera que la vez anterior. Posteriormente, la obligó a hacerles lo mismo a los otros tres familiares.

Tras consumar el vejamen, los abusadores se retiraron del lugar dejándole nuevamente una amenaza de muerte si es que los denunciaba.