Alcoholismo: tratamientos grupales disminuyen un 50% las internaciones

Jujuy al día® – Según el último censo realizado por la SEDRONAR el alcohol es la sustancia que presenta mayor tasa de consumo en Jujuy, superando la media nacional. El consumo de alcohol es también el primer motivo de consulta ambulatoria y de internación entre los jujeños. A través del abordaje territorial y psicosocial el Ministerio de Salud continúa fortaleciendo los dispositivos para el tratamiento de personas con consumo problemático y la contención de sus familias.

El Director de Adicciones Agustín Yécora explicó que el consumo de alcohol incide directamente con situaciones de accidentes de tránsito, de violencia y también con el policonsumo, sobredosis o intentos auto lesivos. “La estrategia para el abordaje es a través de los Grupos Operativos de Alcoholismo (GOA) dentro del Programa Provincial de Prevención del Alcoholismo. Estos dispositivos grupales funcionan en distintos hospitales de la provincia y permiten atender en menos tiempo a una mayor cantidad de personas. Existe sobrada evidencia de que tienen un mayor impacto que los dispositivos individuales en la mejoría de la salud de las personas”, señaló Yécora.

En el Hospital Néstor Sequeiros funciona desde hace varios años uno de los dispositivos, “nosotros reflotamos esta experiencia de armar dispositivos grupales y la idea es que se empiece a replicar. Por el momento los GOA funcionan en los hospitales Jorge Uro en La Quiaca, Gral. Manuel Belgrano en Humahuaca, Salvador Mazza en Tilcara, Guillermo Paterson en San Pedro, Nuestra señora del Carmen en el Carmen y el Arturo Zabala en Perico. El próximo martes se abre uno en Fraile Pintado, que surge desde una demanda de la municipalidad conjuntamente con el hospital. Nuestro desafío es que los 26 hospitales de la provincia tengan su dispositivo”, manifestó el funcionario.

Los grupos son abiertos, por lo general se trabaja durante dos horas una o dos veces a la semana. Tienen una metodología de trabajo donde la participación activa y la experiencia del otro son muy importantes. El Director de Adicciones agregó que “cada grupo alberga entre 20 y 30 personas entre los que tienen el problema y los que ya no lo tienen o familiares. El problema del consumo no solo afecta a la persona que consume sino a su entorno, todo esto se va trabajando y tiene un proceso que si bien es individual se aborda de manera grupal y se entiende como un compromiso con ese grupo. A partir de esa dinámica va surgiendo la progresión y el proceso de tratamiento donde la persona va construyendo su salud”.

“Este trabajo más territorial ha permitido detectar casos más graves que antes no llegaban al sistema sanitario porque no había una demanda de la persona, la persona no lo veía como una necesidad. Generalmente la demanda era de un familiar o de un vecino, muy rara vez de una persona que lo está padeciendo. Hoy estamos pudiendo llegar a esos casos más graves que implican también una reorganización de la estructura sanitaria porque se arman dispositivos en función de las necesidades de cada persona y esto nos permite ser más accesibles y poder captarlas”, explicó el psiquiatra.

El fortalecimiento de estos dispositivos territoriales, tanto de los GOA como de los DIAT (Dispositivo Integral de Abordaje Territorial), han permitido aumentar la cantidad de atenciones de demanda ambulatoria. A su vez las internaciones fuera de la provincia han disminuido en un 50 por ciento, lo que significa que estos trabajos previos impactan en este sentido. “El trabajo formal, la escuela, las instituciones públicas son protectoras. Esto también hace que la edad de inicio de consumo sea mucho más elevada, lo que disminuye la tasa de abusadores y por lo tanto la probabilidad de que una persona se vuelva dependiente”, finalizó el especialista.