Una jujeña en Médicos Sin Frontera

Jujuy al día® – Agustina Jorge es arquitecta, oriunda de San Salvador de Jujuy, y trabaja con MSF desde 2016. Su primera misión fue en República Democrática del Congo, donde estuvo desempeñándose como logista especialista en construcciones. En esta entrevista, Agustina repasa esa primera experiencia y nos cuenta qué hace una arquitecta en Médicos Sin Fronteras.

¿CÓMO LLEGASTE O QUÉ TE LLEVÓ, SIENDO ARQUITECTA, A DEDICARTE A LA AYUDA HUMANITARIA?

A mí trabajar en ayuda humanitaria me hacía más sentido que trabajar en otro sector, aunque como arquitecta no veía que fuera muy posible porque no hay tanta salida en el mercado como constructor.  Cuando tuve la oportunidad, empecé a trabajar como voluntaria en otra organización que tenía más que ver con la construcción y nunca más salí del mundo humanitario.

¿QUÉ LE APORTA TU PERFIL DE ARQUITECTA AL TRABAJO DE MSF EN EL TERRENO?

Creo que tanto mi trabajo,  como el de un constructor, arquitecto o el de cualquiera de los logistas, más allá de su especialización, lo que hacen es posibilitar el trabajo de los médicos.

Cuando la gente me pregunta por qué hay un arquitecto en MSF le digo: “imaginate un médico en medio de la nada, pensá que esa persona tiene que vivir y proveer un servicio ahí, y en todo lo que eso necesita”

Si bien la construcción no se la relaciona mucho con la emergencia, porque toma mucho tiempo, es fundamental, porque se necesita alguien que te brinde un espacio para la salud.

Uno piensa que la construcción puede tardar tres meses y mucha gente no se imagina que eso pueda ser parte de una emergencia. Hay emergencias que duran mucho más de tres meses , y como MSF permanece ahí hasta que la situación mejora, apostamos e invertimos en mejorar un la calidad del espacio para que los médicos puedan trabajar.

¿CÓMO FUE TU MISIÓN EN RDC?

Empecé trabajando en el proyecto de Numbi, en una licitación para una farmacia y un stock logístico. Después surgió la necesidad de una casa para las mamas embarazadas que viven muy lejos del centro de salud, por ejemplo. Estábamos alquilando una fuera del hospital, así que decidimos hacer un nuevo stock logístico y en ese edificio que estaba muy bien hecho y bien ubicado utilizarlo para las mamás que cuando están cerca de fecha o si van a tener un parto complicado se acercan a la casa y viven ahí hasta la fecha del parto.  Así se aseguran de estar cerca del centro de salud y no tener que caminar 40 kilómetros a pie.

De ahí me fui al proyecto de Shabunda, que era un poco más grande y más complejo: una pediatría que se hizo para el hospital de referencia, porque la de entonces ya estaba colapsada. Proyectamos una pediatría de 36 camas, con sala de aislamiento y sala general. Se empezó a construir en época de lluvias, por lo que fue bastante complicado: se cayeron puentes en el camino donde tenían que pasar los camiones con los materiales y hubo que hacerlo desde otro lugar que estaba más alejado.

¿CÓMO ERA EL DÍA A DÍA Y CON QUÉ DESAFÍOS TE ENCONTRASTE?

El primer desafío fue el idioma, yo llegué hablando algo de francés pero también hay mucha mano de obra que no habla francés, por lo que hacerme entender era un tema muy importante. Fue bastante estresante por momentos, pero después le vas agarrando la mano.

También fue difícil como mujer. Es complicado en todos lados para una mujer trabajar en construcción, sumado en algunos casos a lugares donde las mujeres trabajan en comercio pero no tienen un rol muy importante laboral. Los dos primeros meses son a cara de perro y ladrido hasta que te respetan y se acabó.

Me pasó en la primer obra, que el responsable de la empresa tuvo que irse por una emergencia familiar y quedé yo a cargo de todo el personal. Como había contratado mano de obra local, que ya habían hecho pequeños trabajos con nosotros se facilitó la comunicación, y la verdad que salió muy bien.

Otro gran desafío es el aprovisionamiento: conseguir los materiales, sobre todo en los lugares donde trabajamos nosotros. Había lugares donde hasta hace muy poco la única manera de llegar era  a pie y eran casi cuatro horas caminando, así que se tenía que mandar todo con porteadores. Imaginemos lo que es mandar una bolsa de cemento con porteadores…  muy complicado.

A PESAR DE NO ESTAR RELACIONADO AL ACTO MÉDICO EN SÍ, TU TRABAJO SIN EMBARGO TIENE UN IMPACTO MUY TANGIBLE.

Es tangible, vos ves que hiciste algo en un lugar que lo necesita. Yo creo que la salud pública, con las disculpas de mis compañeros médicos, no se logra sin infraestructura. Para mí eso es un impacto muy fuerte y que va a durar mucho más que lo que puede llegar a durar la misión o el proyecto. Estás dejando algo.

Fuente: Médicos Sin Fronteras