Vivir con HIV en Jujuy: “decidí no hacer nada conmigo, no me trate”

Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, Alejandra Cayo, Coordinadora Adjunta de la Red Argentina de Jóvenes y Adolescentes Positivos de Jujuy (RAJAP), hoy con 24 años, contó cómo es vivir desde temprana edad con serología positiva y las dificultades que aun en el siglo 21 existen. Además, advirtió sobre el poco conocimiento de los adolescentes y jóvenes acerca de la enfermedad y sus vías de contagio. “Hay muchos que, la verdad, no tienen idea” aseguró.

En una entrevista con el diario JUJUY AL DÍA®, Alejandra Cayo comentó que “mi diagnóstico fue en el 2014. Recién me separaba, me sentía mal porque siempre es algo anímico, pensé que era por separarme, pero no fue así. Di positivo en un ELISA, y mi doctora me derivó a hacerme el Western Blot con la misma muestra y di positivo. Fui a la Sala 7 del San Roque donde llené todos los formularios y de ahí al Programa Provincial”.

“Me derivaron, en ese momento, a una obra social que tenía y fue un tema muy fuerte porque recién me enteraba, y si bien era lo suficientemente madura para encarar sola esto, pero en OSPRERA me pedían que vaya mi papá a firmar, que vaya él como titular de la obra social. Imagínense lo que era  con esa edad ir a contarle a mi viejo, por lo que agarre y decidí no hacer nada conmigo”.

Agregó “no me trate hasta diciembre del 2015 cuando caí con una tuberculosis ascítica en el Soria donde me trataron para TBC y reaccionaba mal a la medicación. Volví al San Roque en enero del 2016, a Sala 7, y ahí me retaron, obvio, y empecé y sigo hasta el día de hoy con un tratamiento y una adherencia a la vida sobre todo, porque no solo es decir que tomo una pastilla a la noche, como es mi caso, tomo sola una, sino adherencia a vivir, quiero vivir, quiero estar”.

“En un encuentro  nacional al que llegué por medio de la RAJAP en Rosario, vi a chicos, a madres, a niños positivos verticales, que nacieron con el virus, vi a una hermosa bebé de Tierra del Fuego que dio negativo en los estudios y nació de una madre positiva y de un padre negativo, y es negativa. Hoy tenemos una vida normal”.

Cayo se dirigió hacia los jóvenes y adolescentes que son positivos, diciéndoles “que nos busquen como Red, estamos para ayudar, concientizar, acompañarlos, decirles que la adherencia no es solo decir que tomo una pastilla sino una adherencia a la vida, decir quiero vivir, quiero estar, quiero poder pensar que quizás mañana me toque ayudar a una persona que recién se entera de esto, en no pensar que la persona con VIH es una persona ‘enferma’, no, podemos y tenemos una vida normal,  podemos ir a bailar, trabajar, llevar una vida como la de cualquier persona negativa”.

JUJUY AL DÍA® consultó a la Coordinadora Adjunta de RAJAP si considera que los chicos, adolescentes, y los jóvenes saben del VIH, si conocen de la enfermedad y sus vías de contagio y prevención, a lo que respondió “de los chicos que se acercaron varios saben del tema pero hay muchos que, la verdad, no tienen idea porque no tienen una educación sexual. Lo importante  es llegar a alguien que pueda responder porque no hay una educación sexual en las escuelas, al menos en los últimos años, y en la casa, los padres deben hablar con sus hijos”.

“Aquí vino una madre y me pidió preservativos para su propio hijo y dijo que hasta los mismos amigos van a pedirle a su hijo los preservativos, y esto pasa porque es una madre abierta y se da cuenta que su hijo es activo sexualmente”.

Para finalizar, se refirió a la formación de RAJAP Jujuy y a su misión, señalando que “recién este año pudimos activar RAJAP en Jujuy porque antes nosotros mismos vivíamos con el estigma del que van a decir nuestros vecinos, el panadero, la sociedad. Nosotros queremos cambiar eso, hablar con la gente, hablar del tema, explicarles que no estamos ‘enfermos’ como se dice comúnmente, tenemos el virus de inmunodeficiencia humana pero llevamos una vida normal como cualquier otra persona”.

“Queremos ayudar, informando a los jóvenes y queremos llegar a los adultos mayores porque sabemos que hay personas en el PAMI que dan positivo en HIV. Como seres humanos somos capaces de discriminar, cometemos errores y somos capaces de corregirlos, pero el HIV, como virus, no discrimina, no pregunta si tenés plata en el bolsillo o tu religión, nada, solo pasa por un descuido, por no usar preservativo en una relación sexual casual, por eso debemos saber cuidarnos y cuidar al otro”.