Enseñar en el interior de Jujuy: “lo hacemos con la firme convicción que la educación es la base para poder formar una sociedad más justa y equitativa”

Jujuy al día® – En una entrevista exclusiva con nuestro medio, Guillermo Ruarte, docente de la escuelita N° 76 “Juan Bautista Ambrosetti” de Molulo, Tilcara, quien fue distinguido con el Premio Presidencia de la Nación 2016 al maestro de buen desempeño, se refirió al presente de esta emblemática escuela jujeña y lo que cambió tras ser conocida en el mundo.

La escuelita de Molulo está ubicada en el este de la localidad de Tilcara, solo se puede acceder caminando ya que no existe camino carretero. Hoy cuenta con una matrícula de 12 niños en edad escolar, de 4 a 12 años.

Los alumnos, que llegan a caminar 6 horas para asistir a clases, se dividen en dos aulas separadas por ciclos. En una de ellas asisten los alumnos de nivel inicial, 1°, 2° y 3° grado, mientras que en la otra los alumnos de 4°, 5°, 6° y 7°grado.

La escuelita N° 76 es una escuela albergue, donde los niños y los docentes conviven durante 20 días seguidos, incluyendo sábados, domingos y feriados, donde se dictan clases. Luego vuelven a sus respectivos hogares por diez días, comentó Ruarte.

JUJUY AL DÍA® consultó al docente qué sucede con los niños que terminan de cursar sus estudios primarios en la Escuela N° 76. “Cuando terminan el 7° grado, es decisión de los papás mandarlo a la localidad de Tilcara para que continúen los estudios secundarios, pero sucede muchas veces que los papás no los mandan inmediatamente, esperan que pase uno o dos años, y cuando lo ven más grande recién los mandan”.

“En mi opinión, noto una ruptura, un quiebre al terminar el 7° grado, no tiene la inmediata continuidad en el secundario pero es por decisión de los padres”.

Respecto a qué ha cambiado luego de que la escuelita de Molulo fuera conocida de la manera que lo fue, Ruarte contó que “como docente me da muchas ganas de seguir trabajando, hemos conseguido cosas lindas para la escuela, entre las que destaco que la empresa de telefonía (Telecom) nos reactivó el servicio de telefonía, tenemos una línea fija que funciona con el satélite. Tenemos internet, es un servicio que nos brinda la fundación ‘Aprendiendo bajo la Cruz del Sur’ y esto tuvo un efecto rebote porque además de contar nosotros con internet se le brindó a otras escuelas, como la de Los Avalos, como la de Alonso y Loma Larga, por ejemplo”.

“Siento en lo personal, y me da mucho orgullo, que tenemos más vínculo con el Ejército Argentino. La idea era que los soldados llevaran el material para construir la escuela y a raíz de todas estas campañas que se fueron haciendo el año pasado, quiero destacar que hasta el día de hoy siguen colaborando con la escuela, fueron en marzo a reacondicionarla para iniciar el ciclo lectivo, ahora continúan yendo para poder terminar las aulas, la cocina. Fue lo más lindo que pasó después que Molulo se hizo famosa”.

Agregó que “están muy contentos los papás, los chicos, siempre recibimos elogios, una carta, una felicitación, y son situaciones y momentos que, para un docente, representan una caricia para el alma”.

Acerca de si es consciente que él y sus colegas “hacen Patria” enseñando en esa escuelita jujeña tan distante en su geografía, Guillermo Ruarte sostuvo que “más que darnos cuenta nos hace afianzar el compromiso que uno asume. A mí me tocó esa escuela y me enamore de lo que es la educación rural y eso hace que el docente ponga el alma, su pasión, su corazón, y sí, ‘hacemos patria’”.

“En la escuela, desde junio, somos 4 docentes y creo que todos compartimos la misma vocación y pasión. Es un esfuerzo, un sacrificio dejar la familia, tus cosas, la casa, e irte por 20 días y estar lejos de todos, pero lo hacemos con la firme convicción que la educación es la base necesaria para poder formar una sociedad más justa y equitativa para todos”.

Expresó que “en lo personal creo que los cambios en educación se vislumbran a mediano y largo plazo, lo que forjamos hoy en los niños sabemos que no lo veremos plasmado mañana o pasado, si hoy le enseñamos a un niño a ser crítico, a defender su postura, a da su opinión, lo hacemos con la certeza de que este niño será grande y se sentirá orgulloso, podrá transmitir todo esto”.

Para finalizar, manifestó que “a los docentes me gustaría decirles que sigamos con esa pasión, que sigamos poniendo el alma y el corazón. Quizás no veremos nosotros los cambios que intentamos producir, pero se van a dar, no hay que bajar los brazos, es una hermosa profesión la de estar con los niños de frente y en el aula”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí