Violencia de género en Jujuy: “no podemos mirar hacia otro lado cuando alguien está maltratando a una persona”

Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, Silvia Lommi, Subsecretaria del Instituto Nacional de las Mujeres, en el marco de su participación del 1° Foro de “Violencia de Género y Femecidios” desarrollado ayer en Jujuy, se refirió a esta grave problemática a la cual definió como una “pandemia”, y resaltó la política que desarrolla el gobierno provincia en la lucha contra la violencia de género.

Silvia Lommi

En diálogo con el diario JUJUY AL DÍA®, Silvia Lommi destacó la realización del foro, “es muy importante porque realmente es un tema que nos atañe a todos en todo el país. La violencia de género es una pandemia, un problema de Derechos Humanos, un problema de salud pública, económica, atraviesa todo y de todas maneras las políticas, que hay que pensar tienen que ser transversales, interministeriales y deben cubrir a todo el país”.

“En el 2016 lanzamos nuestro plan nacional que, por primera vez, después de 25 años de Concejo Nacional, ahora instituto, hay un plan porque no había, y comenzó a estar vigente e implica una enorme cantidad de medidas y acciones directas que tienden a la erradicación de la violencia y también a la asistencia y prevención”.

Acerca de las políticas aplicadas por el gobierno de Gerardo Morales contra la violencia de género, como la creación de dos juzgados de violencia de género y a su vez la creación de Fiscalías especializadas en la problemática, la Subsecretaria del Instituto Nacional de las Mujeres expresó “las valoramos mucho porque es una provincia chica pero muy poderosa en este tema y están avanzando”.

“Tenemos mucho trabajo hecho con la provincia porque realmente responden todos los organismos y la verdad que se nota las diferencias”.

Aseguró que con estas políticas “con el tiempo se notará mucho más la diferencia en la calidad de vida de las mujeres”.

Sobre cómo se debe accionar ante esta problemática que en nuestra provincia tiene un raigambre cultural, Lommi señaló “creo que tiene que ver con la educación, por eso el plan contra la violencia tiene una fuerte pata en la educación, donde prevemos desde la sala de jardín de infantes hasta el secundario la educación de género, no sexista, en igualdad y derechos ya que si desde niños somos educados en igualdad vamos a tener otro resultado, que quizás no lo vea esta generación pero será en la próxima seguro”.

En relación a la importancia que tiene que las mujeres no denuncien este tipo de hechos, señaló “es así, lo que pasa es que necesitamos trabajar fuertemente en el día después de la denuncia porque muchas mujeres sienten que no van a encontrar la contención y atención que merece el caso”.

“La justicia es lenta, hay mucha desinformación, hay mujeres que se quejan porque no se le toman las denuncias, cuando si o si le deben tomar una denuncia en una comisaría, donde no necesariamente deben estar golpeada, con una sola denuncia por violencia psicológica o amenaza, deben tomarle la denuncia, y algunas comisarías aun entienden que no deben tomarla. En la medida que haya capacitación y más visibilización para toda la sociedad, porque también es un tema social, como ciudadanos no podemos mirar hacia otro lado cuando alguien está maltratando a una persona, algo tenemos que hacer”.

JUJUY AL DÍA® consultó a la Subsecretaria del Instituto nacional de las Mujeres si han encontrado distintos tipos de violencia ejercida hacia la mujer de acuerdo a la zona o región de nuestro país. “Por supuesto, el plan que tenemos contra la violencia hacia las mujeres prevé que no somos iguales en las distintas partes del país, por eso estamos destinados a pensar políticas públicas que incluyan a toda la diversidad, mujeres afro descendientes, indígenas, mujeres rurales, privadas de su libertad, mujeres trans, el espectro es muy amplio y las circunstancias son distintas. No es lo mismo ser una víctima de violencia de género en Palpalá, Jujuy, que en Berisso, provincia de Buenos Aires, hay diferencias”.

“Un análisis más puntual, más importante de diferencias requiere un trabajo más exhaustivo, nosotros nos referimos al contexto y a las circunstancias, lo que padecen algunas mujeres es superposición de violencia, imagínense violencia de género, ser mujer indígena, ser pobre y analfabeta, ahí se agrava la situación. Podemos decir que hay zonas más vulnerables donde se superpone más violencia, si sos de Buenos Aires, de clase media alta y sos víctima de violencia, es una cosa, y hasta podés tener mayores posibilidades, distinto a lo que pasa en otros lugares”.

Acerca de la iniciativa de bolicheros del interior del país -algo que no se aplicaría en Jujuy-, quienes usan distintas metodologías para asistir a un mujer que cree estar en una situación de hostigamiento o violencia, Lommi señaló “es muy importante, por ejemplo a través de distintas acciones que llevamos adelante el sindicato de gastronomía imprimió 200 mil afiches de la línea 144, con la misma lógica de esto de preguntar por ‘Ángela’, estos afiches serán puestos en la parte de atrás de las puertas de los baños. Son acciones muy buenas, pero habrá que hacer más, ahora hay que lograr que se tomen estas iniciativas en Jujuy porque se pueden hacer”.