Juan Carlos Andrada “Toca despedir a un amigo”

Hace ya muchos años, cuando FM Integración era una aventura. Cuando todavía estaba en un local chiquito e incómodo en el barrio Coronel Arias. Por ese entonces, siendo yo dirigente vecinal, me convocaron para realizarme una entrevista (no me acuerdo cual era el tema). Entonces llegue y me atendió una persona muy atildada –después siempre lo vi igual de pulcro- era el Director, Juan Carlos Andrada. En principio no nos tuteamos pero nos agradamos.

Al tiempo nos cruzamos en el centro y nos reconocimos. Ahí fue la primera vez de miles que nos tomamos un café. En esa circunstancia fue que charlamos sobre lo que a los dos nos convocaba, la política, la actualidad, el periodismo. También diría que ahí nació el respeto mutuo y una incipiente amistad que luego se fue alimentando con una mayor asiduidad en los encuentros.

Lo que más recuerdo fue su pasión por María (La esposa). Nunca dejaba de mencionarla. Siempre estaba presente. Era su desvelo.

Hablar de “Chingolo” -como lo llamaban, aunque yo, respetuosamente le decía “El viejo”-, es hablar de una persona que siempre fue amable, de buen trato, de buen humor. Claro que, como todos, tenía sus días. Atento a los requerimientos de sus amigos. Ayudo a muchos. Muchos darán fe de lo que digo.

Como toda persona conocida y reconocida tuvo sus detractores. Tal vez las habladurías y la envidia hayan sido los motivos para tal actitud. Alguna vez estas dos se conjugaron con la violencia y lo sacaron del camino que él se había trazado. Lo tomo como el hombre experimentado que era y perdonó.

No es mucho lo que se puede decir de “El viejo” sin repetirse pues, en el tiempo que lo conocí y trate siempre fue igual, lo que se define como una buena persona.

Sus condiciones profesionales son conocidas, para que abundar en eso. Sus logros, también. Lo que merece ser mencionado es la capacidad de entrega como ser humano, primero a su esposa, luego a sus nietos a quienes, para verlos, viajaba miles de kilómetros cada vez que podía.

La lealtad también era parte de su capital humano. Claro que no siempre fue bien entendido. Hubo abusos y destratos innecesarios de parte de quienes nunca serán ni la mitad de recordados. Los que entraran en la historia negra de la provincia en muy poco tiempo. Todos sabemos de quienes hablo.

La vida es un camino sinuoso, pero aun así tiene un final cierto, este al que todos alcanzaremos alguna vez, cada uno a su tiempo, pero que es ineludible. De nosotros sólo queda el recuerdo, eso también pasará con vos “viejo”, unos te recordaremos siempre, otros un tiempo, otros ya te habrán olvidado. Lo importante es que cada vez que se hable de ser pionero en los medios, de las noticias de la mañana, de abrir puertas a las nuevas generaciones, de las convicciones y la amistad, tu nombre siempre estará involucrado.

Por último “Viejo” no puedo dejar de decir que hoy será un día que nos marcará por siempre pues te marchaste y vos se fue una parte de nosotros. Que descanses en paz, apreciado amigo.

Hugo Rubén Calvó

1 COMENTARIO

  1. PUSISTE PAN EN LA MESA DE MIS HIJOS
    ME DISTE UN TRABAJO DIGNO Y PROFESIONAL

    Vengo de despedir un amigo, en el más puro significado de la palabra.

    La historia dice, en una página, que por la traición de un cobarde patrón de la TV local, que pretendió avasallar mis derechos de hombre, esposo, padre y laborante en los medios orales, escritos y televisivos de San Salvador de Jujuy, llevándome a ejercer la defensa personal, convirtiendo la acción en la perdida de mi libertad, apareció él, JUAN CARLOS “chingolo” ANDRADA, Director Propietario de INTEGRACIÓN FM., la primera FM, cuyo slogan es “La frecuencia de las noticias, que llega con más frecuencia”, es decir la única 100% informativa.

    Y llego el juicio payasesco y condena insólita hasta para el ciudadano común, dictada por un jurado que no contemplo que al único testigo en mi contra, se le probo perjurio, es decir mintió. Pero eso es harina de otro costal.

    Ahí, cuando un hogar entra en crisis, más allá del amor y apoyo incondicional de la familia, surgió el amigo “Chingolo”, que junto a otro colega y un intendente, “encontraron” la forma que por el ítem publicidad que supuestamente se emitía al aire, el costo fuera a cubrir un parte de necesidades de aquél, mi grupo familiar.

    Tiempo después, cuando la gran jaula se abrió, y un ave que portaba mi DNI recupero su libertad, aquel amigo “Chingolo” me dio un trabajo digno, ético y profesional, para que el nuevo Pan siga llegando a la mesa de mis seres queridos, por el esfuerzo del bendito trabajo que papá volvía a realizar con la pasión de siempre, muchas veces compartiendo micrófono con el maestro Juan Carlos Andrada. Hace un rato en el féretro que alberga tu cuerpo te di las gracias en nombre de ellos y mío. Tu gesto de no abandonarme, no tiene precio, y estarás en un lugar especial de mi corazón, por siempre.
    Juan Carlos Andrada, Q.E.P.D.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.