Convivir con el dolor de ser madres y haber perdido un hijo

Jujuy al día® – Hoy, 15 de octubre en nuestro país, se celebra el Día de la Madre, por ello nuestro medio dialogó con dos madres jujeñas que han pasado por el peor dolor: el perder a un hijo, pero que han usado ese dolor y lo convirtieron en fuerza para ayudar desinteresadamente al prójimo.

Se tratan de Julia Maigua, integrantes de la Fundación “Estrellas Amarillas” de Jujuy; y Mirta Cabana, titular de la Fundación DAR. LO. CAB, quienes brindaron, a través de su historia, un mensaje a todas las madres jujeñas que atraviesan estos terribles momentos.

En primer lugar, Julia Maigua comentó que “al principio fui procesando el duelo, todas las fechas son terribles: navidad, cumpleaños, Día de la Madre, pero hay que seguir, por su memoria y preguntarse qué les hubiera gustado a nuestros hijos, seguro nos dirían: ‘no llores mamá, seguí adelante’, y eso es lo que hice”.

Comentó que, tras superar el duelo, “comencé a tratar de ayudar a las personas que pasaron lo mismo que yo, llevar ese mensaje, ese abrazo más que palabras, hacerle sentir que no son los únicos porque cuando murió mi hija así me sentí, la única persona que le pasaba esto, porque no sentía esa contención de la gente que pasó por lo mismo”.

Indicó que la fuerza para seguir “no sé de dónde la saque, no lo puedo decir, solo que lo que no te mata, te fortalece. Siempre digo en las charlas donde vamos, cuando perdemos un ser querido, a un papá o a una mamá, nos medimos en contar las cosas que nos pasan porque nos toman por locos y tenemos los testimonios de personas que reciben señales de nuestros ángeles, aunque no lo puedan creer, quien no lo pasó no lo va a creer, pero nos dan ese empujoncito para que sigamos, estoy confiada que ella me da esa fuerza para seguir adelante”.

Maigua brindó un pequeño mensajes para las madres de Jujuy que, como ella, atraviesan o atravesaron ese dolor.

“Les pido a las madres que sigamos adelante, no bajemos los brazos, tenemos que seguir esperando que se haga justicia, no se rindan, por la memoria de nuestros ángeles, debemos seguir porque ellos hubiesen hecho lo mismo, a ellos no les hubiera gustado que estemos llorando, sufriendo y no levantarnos”.

Agregó “hay que seguir adelante, ayudar al prójimo, a quien esté pasando lo mismo, darle un abrazo y contenerlos, eso es lo que te llena el alma ayudar a una persona que pasó lo mismo, a una persona que está desamparada, no solo que haya perdido a un ser querido sino a la que esté pasando un mal momento, ayudarla, eso es lo que te fortalece y da ganas de seguir adelante”.

Mirta Cabana

Por su parte, Mirta Cabana expresó “la verdad que también me pregunto cómo se hace, más allá de lo que uno le pasó sabe lo que tiene que hacer con lo que le pasa. En ese momento pensaba en que no quería que maten más chicos y la única forma de evitar esto, que los chicos sigan cometiendo errores, era trabajar con ellos para poder entender porque ellos matan”.

“De ese dolor tan grande, el de una madre que entierra un hijo, pensé ‘no quiero que nadie sufra lo que yo he sufrido’. Saque esa fuerza para trabajar con esos chicos, para poder revertir algo, dejar algo que no le dieron los padres, no tuvieron la oportunidad de estar contenidos, querido, amados, quererse, entenderse y por eso mata”.

Explicó “todo fue muy fuerte, doloroso, me llevó casi un año pero leí mucho, me prepare interiormente, buscaba mucha fuerza y no me quedaban muchas cosas, pero pensé que era irme a la par de mi hijo o dar la cara, y di la cara, quise poner el hombro para una sociedad mejor, pensar en estos niños que muchas veces cometen errores porque como padres no le damos un buen ejemplo, ni la sociedad”.

“Quería revertir esos errores y hacerles ver que existen otras cosas hermosas antes de matar, de delinquir y robar. Y me cautivaron estos chicos, estoy agradecida con ellos porque me han permitido abrir su corazón para poder entender por qué mataban”.

Para finalizar, Mirta Cabana se dirigió a las madres jujeñas, expresando que “a las mamás les digo algo: no nos podemos olvidar, tenemos una misión muy grande que Dios nos dio que es ser mamá, por más que haya otras cosas importantes, primero están nuestros hijos, la educación y el ser modelo para poder decir que ‘tengo’ un hijo modelo”.

Agregó “si no somos modelos para nuestros hijos vemos este resultado, la falta de amor cariño, de quererse, tenemos estas consecuencias”.

“Les deseo lo mejor, y también las ganas de reflexionar, lo mejor que tenemos son nuestros hijos, quienes no están lejos, se fueron a vivir a otro mundo y están perfectos. No tengo rencor con nadie, entiendo los momentos difíciles que pasamos todas, pero nuestros hijos están muy bien porque no volvió ninguno, que tengan mucha felicidades en su día”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.