Día mundial del hábitat: Jujuy, orgullosa de su tarea en barrios y pueblos

Jujuy al día® – Cada primer lunes de octubre se celebra el día mundial de hábitat, y, en ese marco, el Ministerio de Infraestructura celebró las intervenciones que ejecuta en todo el territorio provincial para el mejoramiento de los lugares donde viven comunidades, generando condiciones para mejorar la calidad de vida y el desarrollo humano.

Con la noción de que Jujuy es una provincia en crecimiento, que afronta diversos cambios y movilidades demográficas, el Ministerio de Infraestructura se centró este último año en planificar y fortalecer tanto barrios populosos que requieren superar las condiciones del espacio que vuelven vulnerables a sus poblaciones, como también los pueblos recónditos y dispersos de la extensa Puna.

#Jujuy Hábitat es el plan por cuya ejecución varias áreas de Infraestructura trabajan para garantizar el acceso integral al hábitat, el acceso a un hogar y espacios comunitarios dignos, impulsadas por la política del Plan Nacional de Hábitat. La tarea se encaminó con el objetivo específico de hacer de todos los barrios de la provincia lugares habitables, en donde la ciudadanía tenga acceso a servicios básicos y viviendas que les permitan mejorar su calidad de vida y generar más oportunidades de encuentro, convivencia y desarrollo social.

La anterior ausencia de una adecuada planificación urbana y las consecuencias de políticas apresuradas como “Un lote para cada familia” generaron condiciones que hasta pueden ser consideradas trágicas si se tiene en cuenta las condiciones en las que quedaron viviendo miles de familias, lo que creó zonas deprimidas en lo urbanísitico, lo que reforzaba la pobreza, el desempleo y problemas de salud pública, cuando no riesgos hídricos u otros de la geografía que los asentamientos humanos no consideraron.

Hoy Jujuy cuenta con intervenciones  del programa Hábitat en Alto Comedero, sector 150 Hectáreas y 27 Hectáreas, B° “Luca Aria”, con una inversión de $199 millones y $59 millones, respectivamente, beneficiando a más de 1510 familias. Estas obras ya se encuentran en  procesos de culminación y próximas a ser entregadas a la comunidad.

En Santa Clara, barrio El Milagro, con igual avance de obra, se está culminando el mejoramiento integral con una inversión de $33 millones beneficiando a 500 familias y a todo el pueblo, ya que la intervención contó con la realización de una planta de saneamiento de líquidos cloacales para toda la comunidad de Santa Clara.

En Palpalá, barrio 2 de Abril, con un avance de obras del 30% se invierten $110 millones para beneficiar con un hábitat digno a más de 1100 familias.

En Volcán, el Ministerio de Infraestructura se propuso no sólo solucionar todo lo acontecido con el alud sino también brindar mejor y más habitabilidad para el pueblo portal de la Quebrada de Humahuaca, con obras que se están ejecutando con gran rapidez e implican una inversión de más de $550 millones, incluyendo la sistematización de la quebrada de Los Filtros.

En la Puna, se trabaja junto a las comunidades en un proceso de construcción familiar, con una inversión en materiales de $130 millones. Y también en Perico, en las barrios Chacra y Arrueta, se iniciaron obras que cambiarán la vida de sus familias.

“Las tareas superadoras de #Jujuy Hábitat iniciaron a principios de 2016 con el relevamiento social de cada barrio informal. Equipos de la Secretaría de Ordenamiento Territorial y Vivienda, recorren desde entonces toda la provincia entablando un diálogo abierto y sincero con los vecinos, recolectando datos en asentamientos y barrios gestados sin ningún tipo de planificación urbana. Éste el trabajo más importante del programa, ya que se pudo mapear la situación provincial y encararla con las nuevas políticas de hábitat”, narró Jorge Rizzotti, ministro de Infraestructura.

Rizzotti explicó que “también, se trabaja en regularización dominial de los barrios, para lo que la Dirección de Regularización Dominial junto a la Dirección Provincial de Inmuebles trabajan en relevamientos, mensuras, planos y escrituración, constatando que las viviendas y los loteos cumplan con las normativas nacionales y provinciales vigentes para ser considerado un barrio, lo que incluye la delimitación legal de los espacios públicos o pulmones verdes reglamentarios. La regularización dominial, asimismo, es un requisito primordial para continuar acompañados por el Plan Nacional de Hábitat”.

“Los equipos técnicos arquitectos e ingenieros de la Secretaría de Infraestructura del Ministerio trabajaron en la generación del proyecto: panimetría, cálculos estructurales, presupuestos, y diseño integral de este nuevo hábitat, que siempre incluye agua potable, cloacas, sistema de desagües pluviales, asfalto, veredas cordón cuneta, ripio, alumbrado público, espacios recreativos y saludables; eso se suma a la tarea de construcción colectiva de módulos sociales, tarea que lleva adelante Ordenamiento Territorial y Vivienda y hace eje en el desarrollo humano.

Una vez gestados, los proyectos son puestos a consideración de los organismos nacionales, tras cuya aprobación Infraestructura procede a la licitación de las obras, de manera pública y abierta a toda la comunidad, garantizando la transparencia de la selección de las empresas”, describió el ministro. “De ese modo, las áreas se involucran de modo integral y junto a cada comunidad y familia en la apropiación social de las obras, dándole sentido de desarrollo conjunto, del pueblo y el Estado”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.