“Cuando era chica, hasta los 7 años, pensaba en que me adopten; ya no”

Jujuy al día® – Estas fueron las palabras de dos menores de edad que hoy viven en la Casa del Adolescente en nuestra provincia y han dejado de pensar en que el ser adoptados es lo que necesitan, ya que siendo adolescentes han tomado una clara decisión de construir su futuro, y soñar con convertirse en pediatras y choferes tras salir de la secundaria.

Rosa Gerónimo y José Luis Caucota

Es el caso de Rosa Gerónimo y José Luis Caucota, de 16 y 15 años de edad, quienes desde hace años viven en la Casa del Adolescente por distintas vicisitudes de la vida, y que hoy piensan en su futuro lejos de una adopción.

Además, estos adolescentes fueron invitados por alumnos del Colegio Provincial de Comercio N° 3 para formar parte del proyecto de creación de una huerta, el cual ganó 25 mil pesos que serán destinados a la compra de herramientas y otros elementos para poder llevar a cabo la misma.

En el caso de Rosa, hace dos años que vive en la Casa del Adolescente. Hoy tiene 16 años y cursa la secundaria. Afirmó que vivir allí le “cambio la vida” y a raíz de esto tiene muchos planes para su futuro.

“Es lindo, tenemos la oportunidad de estudiar, de tener una vida más adelante. Desde pequeña hacía gimnasia y quería terminar, acá me inscribieron y puedo seguir haciéndolo, tengo la oportunidad de hacer cualquier taller e ir al colegio”, contó.

Acerca de la posibilidad de la adopción, Rosa expresó, “¿adopción?, no sé. Desde mi punto vista siempre me maneje sin familia, estoy sola con mi hermano y hago mi vida con él,  tengo una vida normal y hago lo que me gusta”.

“Cuando era chica, hasta los 7 años, lo pensaba; ya no”, sostuvo.

El otro caso es el de José Luís, un adolescente de 15 años, que hace 7 vive en esta Casa, luego de escapar de una vida de maltrato familiar.

Contó que “cuando era chico, me críe prácticamente solo en Güemes, porque me escape de ahí porque me maltrataban. Me vine a Jujuy y viví en el Hogar del Niño”.

“Hace 7 años que estoy en el hogar y tengo cosas importante que me gustan, como también pienso en ser chofer porque cuando era chico me gustaba mucho subir a los colectivos, y lo hacía mientras mi madre no me cuidaba”.

Respecto a la adopción, respondió “nosotros queremos hacer nuestra vida, nosotros no pensamos en otra cosa”.

Para finalizar, los adolescentes explicaron cómo llegaron a participar del concurso que los hizo merecedores, junto a alumnos de un colegio, de una importante suma de dinero para el desarrollo de un proyecto.

“Vinieron los chicos del Colegio Provincial 3 y nos invitaron a participar desde la Casa del Adolescente en la realización de una huerta. Nosotros fuimos los días que podíamos a trabajar”.

Mencionaron “los chicos del ‘Provi 3’ nos ayudaron a remover la tierra, a sembrar, y cultivamos acelga, lechuga, puerros, repollos, cebollín, habas y arvejas. Hicimos esto para poder participar de este concurso, y a la verdura que cosechamos las consumimos en el hogar”.

Indicaron que con los alumnos de este colegio jujeño “ganamos 25 mil pesos que serán para comprar herramienta para la huerta para que así trabajemos en esto”.