El juego en la infancia como un valor en sí mismo

Jujuy al día® – Referentes de Espacios de Primera Infancia, organizaciones de la sociedad civil, barriales, e instituciones públicas y privadas que trabajan por la niñez, participaron de la capacitación denominada “Infancia y Juego: Los espacios lúdicos como lugares de promoción de derechos”, que se realizó en salón de Infinito por Descubrir de la Capital, con la idea de revalorizar el juego como fin en sí mismo. La misma tuvo por objeto generar herramientas para la reflexión de intervenciones con niños y niñas en el despliegue de  prácticas lúdicas.

De acuerdo a lo estipulado por la ministra de Desarrollo Humano, Ada Galfré, los centros de cuidados infantiles son refaccionados, equipados, como así también las capacitaciones al personal de estos espacios se realizan a partir del paradigma de protección integral de derechos de la niñez, contenidos en el  plan nacional de Primera infancia teniendo como objetivo el fortalecimiento institucional.

En nuestra provincia, los Centros de Desarrollo Infantil (Espacios de Primera Infancia, donde asisten niños de 45 días a 4 años de edad) y los Centros de Acción Familiar, que dependen la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia del Ministerio de Desarrollo Humano de la provincia de Jujuy, como así también los centros vecinales y ONG’s son instituciones que trabajan en la contención de niños y niñas, por lo que fueron las principales destinatarias de esta capacitación que les brindará nuevos recursos pedagógicos bajo una perspectiva de derechos de la infancia.

Al respecto, Carolina Ruggero, directora nacional de Gestión y Desarrollo Institucional de la Secretaria Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENNAF), explicó que la capacitación está relacionada con el Derecho al juego para “poder apoyar e incentivar a  organizaciones e instituciones que trabajan con niños y que a veces le faltan herramientas para poder potenciar los espacios lúdicos, se trata de poder convencernos de que el juego es bueno en sí mismo para desarrollarnos, poder incentivar, crear e imaginar mundos posibles: es algo que va a quedar con los chicos toda la vida, por eso tienen que jugar, es importante como adultos/as  decir algo y  hacer al respecto, sin dejar de escucharlos, pensando qué espacios necesitan nuestros chicos”.

Asimismo, la funcionaria informó, que desde esa Secretaría cuentan con tres libros de la colección ‘desafíos que promocionan los derechos de los niños’ para poder acercarlo a la gente que trabaja con ellos en todo el territorio nacional, y en esta oportunidad se abordó el manual denominado  “Los espacios lúdicos como lugares de promoción de derechos” cuyas autoras, las licenciadas Virginia Guardia y Lidia Arrausi estuvieron dando el taller.

Virginia refiriéndose al libro explicó que el mismo “propone pensar nuevamente las concepciones de infancia y juego para repensar dispositivos institucionales para crear espacios lúdicos poniendo énfasis en la importancia de jugar por jugar, nosotros creemos que mientras los niños juegan desarrollan muchísimas habilidades y en la medida que las instituciones que trabajan con niños habiliten estos espacios de juego libre, vamos a poder potenciar  el desarrollo de esas habilidades”.

Por su parte, Lidia señaló que “el juego es muy valorado en los primeros años de la vida de los niños y niñas pero cuando luego comienzan a tener otras ocupaciones como la escuela, el juego se deja de lado; sin embargo sigue siendo fundamental para todos los niños, para desarrollar habilidades aprender, conocer,  explorar. Por eso, creemos que generar espacios lúdicos posibilita un mejor desarrollo del crecimiento de niños de manera integral; en la provincia hay varias organizaciones enfocadas a la  infancia y tienen ganas de seguir adelante,  por ello queremos brindar un abanico de posibilidades”.

Desde el Gobierno de Jujuy, se implementan políticas públicas en infancia bajo el paradigma del desarrollo humano, destinadas a generar espacios donde se habilite la participación de las niñas y los niños en tanto sujetos, con voz activa y con adultos/as que actúen como facilitadores y no condicionen la actividad, permitan adecuar prácticas y proyectos al paradigma de protección integral de derechos.