Un jujeño oriundo de La Quiaca en Chipre: “Mi vocación es servir a la Patria dentro del país y afuera, lejos de mi tierra”

Jujuy al día® – Así lo destacó el Suboficial Segundo infante de Marina Florencio Eleodoro Sosa, oriundo de Jujuy, quien prestó servicios en la Misión de Mantenimiento de Paz en la Isla de Chipre (UNFICYP) bajo mandato de las Naciones Unidas (ONU) los últimos 6 meses.

Florencio tiene 42 años, nació y se crió –hasta su ingreso en la Armada Argentina– en La Quiaca, Jujuy, donde aún se encuentran su mamá y su abuela.

Sus hermanos y sobrinos también están en la provincia, en Tilcara; y otros en Buenos Aires. “Soy muy apegado a mis sobrinos, soy soltero y siempre voy a visitarlos; uno siempre vuelve a Jujuy, porque Jujuy está primero”, aseguró respecto de sus raíces norteñas.

Florencio Sosa fue el único de sus hermanos que optó por la Armada Argentina, a la que ingresó con la idea de marcar una diferencia con sus familiares que habían elegido al Ejército Argentino para su formación militar, “como muchos parientes estaban en el Ejército, quise ingresar a la Armada; yo la asociaba con el mar y los buques, pero conocí la Infantería de Marina y acá estoy”, comentó.

Pasaron 25 años desde aquella elección y cada día continúa eligiendo a la Armada porque “realmente me gusta hacer lo que hago, llevar muy adentro a la infantería de Marina y cómo me formaron, con el respeto y la ayuda hacia otras personas”, apuntó.

Lo que más le gusta del ámbito militar es tener la posibilidad de conocer personas de otras provincias y del extranjero, y “el trato que se da con ellas, con las que intercambiamos culturas y costumbres diferentes; como en esta misión, convivimos con personal de otros países e hice excelentes amigos; y eso es muy bueno”, rescató.

Contó que es su segunda misión en Chipre, la primera fue en el 2003 cuando era Cabo Primero. Siempre dispuesto y voluntario para las misiones de paz y comisiones al extranjero, Florencio Sosa volvió a la isla con la jerarquía de Suboficial Segundo, formó parte del nuevo contingente argentino y fue uno los 59 integrantes de la Armada que regresó hace pocos días de la isla mediterránea.

“La experiencia siempre es muy buena; allá realizamos tareas de vigilancia y observación, patrullas y guardias en la línea de frontera”, habló sobre sus actividades para el mantenimiento de la Paz.

También conversó acerca del sentimiento al momento de la condecoración otorgada por Naciones Unidas a los contingentes que sirvieron durante este período en Chipre, “es un logro profesional, uno se siente orgulloso de llevar la medalla en el pecho y lucirla en las ceremonias vestido de gala, pero es más linda por lo que representa porque simboliza servir a la Patria; y para mí, que vengo de un pueblito de Jujuy bien del norte donde pocos conocen la Fuerza, es muy importante”.

Servir a la Patria, agregó, “es admirar los símbolos de mi país y arriar el Pabellón donde sea que me encuentre con la Armada, bajo el clima que impere; porque el soldado de la infantería de Marina siempre está presente; porque mi vocación es servir a la Patria dentro del país y afuera, lejos de mi tierra”.

A la distancia, de Argentina extrañaba los asados y de Jujuy, a su entrañable familia, “mi mamá entiende poco sobre mi actividad, le hablo para contarle que estoy bien para que esté tranquila”, sonrió.

Ahora, para el Suboficial Sosa es tiempo de licencia, de visitar a los suyos y abrazar a sus sobrinos a quienes añora. Más tarde, regresará a su destino habitual en el BISA, al Batallón de Seguridad del Estado Mayor de la Armada en Buenos Aires.

Marinos argentinos al servicio de la Paz

Luego de 180 días en la Isla de Chipre regresó a nuestro país hacia fines de agosto, el contingente de militares argentinos que prestó servicios en la Misión de Mantenimiento de Paz en la Isla de Chipre (UNFICYP) bajo mandato de las Naciones Unidas (ONU).

La Fuerza de Tarea Argentina Chipre XLIX (FTA 49) estuvo compuesta por 256 efectivos de la Armada Argentina, el Ejército Argentino, la Fuerza Aérea Argentina y militares extranjeros de las Repúblicas de Chile y Paraguay. 59 miembros de la Armada Argentina; entre ellos el Suboficial Sosa, representante de La Quiaca.

El 10 de julio pasado se realizó una ceremonia en la isla mediterránea de entrega de medallas de las Naciones Unidas a los contingentes que forman parte de la UNFICYP por su desempeño en la misión, condecoración denominada “Al servicio de la paz”.

La República Argentina aporta Cascos Azules a la Misión de Paz de la ONU desde 1993, organismo internacional que evita que se reanude la lucha territorial entre las comunidades grecochipriota y turcochipriota en la isla desde 1964.

Gentileza: Gaceta Marinera