Poder Judicial recibió la bandera internacional de la paz

Jujuy al día® – En el marco del  acto conmemorativo por el  “Día Internacional de la Paz”, que se celebra anualmente en todo el mundo cada 21 de septiembre, el Poder Judicial de la Provincia recibió la Bandera Internacional de la Paz, símbolo universal que representa la unidad en la diversidad para lograr un mundo mejor, auspiciando el respeto a todas las creencias.

La ceremonia protocolar se cumplió esta mañana en Plaza Belgrano, con la presencia del juez del Superior Tribunal de Justicia – a cargo de la presidencia-, Dr. Federico Francisco Otaola; el ministro de Desarrollo Económico y Producción de la provincia, CPN Juan Carlos Abud Robles; legisladores y funcionarios nacionales, provinciales y municipales; autoridades de instituciones profesionales, escolares e intermedias; medios de comunicación y público en general.

Tras el izamiento de las banderas nacional, de la libertad civil y de la paz, se escucharon palabras alusivas y posteriormente se procedió a la entrega de réplicas de la Bandera Internacional de la Paz, recibiendo el Dr. Otaola la correspondiente al Poder Judicial.

De acuerdo al Comité Internacional de la Bandera Internacional de la Paz, los antecedentes históricos de la misma indican que fue creada en el Acuerdo Roerich de la Paz, firmado por veintiún países de América en la Casa Blanca estadounidense el 15 de Abril de 1935.

En el año 1937 el Pacto Roerich fue ratificado por todos los países que integraban la Liga de las Naciones, precursora de las Naciones Unidas.

En 1957 fue aceptada por 77 países. Su iniciador fue el ilustre artista Nicholas Konstantín Roerich, postulado para el premio Nóbel de la Paz.

El logo de la Bandera , que ya aparece en la historia de la Humanidad hace nueve mil años, en el período Paleolítico, esta configurado por tres esferas formando un triángulo con el vértice hacia arriba, en color magenta sobre fondo blanco que simboliza la Ciencia , la Espiritualidad y el Arte unidos por el círculo de la Cultura.

No lesiona intereses de ninguna clase, por el contrario, sirve  al espíritu creador, para lograr la Paz Universal.

La Bandera Internacional de la Paz no representa ninguna ideología, política, credo o religión.