Aseguran que el cigarrillo electrónico no es efectivo: “no se puede dejar de fumar, fumando”

Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, la Coordinadora de la Unidad de Cesación Tabáquica del Hospital San Roque de Jujuy, Ana Otero, se refirió a los mecanismos para lograr espacios libre de humo de tabaco para disminuir el consumo de cigarrillos, además de la necesidad que tiene Jujuy de adherir a la ley nacional antitabaco para lograr otro tipo de medidas para contrarrestar este consumo. También criticó el uso del cigarrillo electrónico, el cual aseguró, no está autorizado por la ANMAT.

Ana Otero

En declaraciones al diario JUJUY AL DÍA®, Ana Otero se refirió al proyecto que se trata en Buenos Aires sobre la prohibición de fumar en plazas y parques para ayudar a disminuir el consumo de cigarrillos, y si sería factible aplicarse una normativa similar en Jujuy. Expresó al respecto “eso sería dificultoso porque aún no tenemos la adherencia a ley, y lo que primero debe hacer la provincia es adherirse a la ley nacional para empezar a implementar cosas que por ahí son más importantes como la venta de cigarrillos sueltos, que no se pueden vender así, o la venta de cigarrillos a menores de 18 años, entre otros puntos”.

“Esas son medidas muy importantes que tendrían que tener nuestra provincia, o sea que  primero, como medida de prevención, deberíamos adherirnos a la ley nacional”.

Otero señaló “lo que se promueve mucho son los ambientes 100% libre de humo de tabaco  y se han hecho estudios, y se ha visto que lograr que los ambientes sean 100% libre de humo de tabaco  hace que la gente fume menos, porque, por ejemplo, si no se puede fumar en el lugar donde uno trabaja, para hacerlo debe salir y si se está ocupado no sale, por ende disminuye el número de cigarrillo que consume y disminuye el número de incidencia de enfermedades, tanto en la gente que nos rodea en el trabajo como en la familia”.

“Promovemos que la gente deje de fumar en sus hogares, en sus autos, en sus lugares de trabajo, y mientras logremos más lugares o ambientes 100% libres de humo eso protege la salud de las personas que no fuman”.

En este sentido, se le consultó a Otero cuánto tiempo quedan las toxinas o tóxicos del humo del cigarrillo en un ambiente, ya sea oficina o en una vivienda familiar, quien comentó, “72 horas mínimo y no se van, salvo que pase un huracán para que arrastre todo porque las partículas toxicas quedan en las cortinas, en las puertas, en las telas, en la ropa, es decir que uno lo sigue inhalando todo el día, y las personas que conviven en una habitación con un fumador, tanto el fumador como las otras personas siguen inhalando las sustancias toxicas por 72 horas”.

Respecto a la cantidad de no fumadores o “fumadores pasivos” y de fumadores que muren por año en Jujuy, Otero explicó que “no hay un estadísticas de Jujuy, pero hay 6 mil muertes por año en nuestros país de personas expuestas a tabaquismo pasivo y es una causa de muerte prevenible. Cómo puede ser que mueran 6 mil personas solo por exponerse. Además hay un índice muy alto en cuanto a la calidad de vida de las personas expuestas al humo del tabaco como por ejemplo el ausentismo laboral, escolar, los niños de padres fumadores tienen mayor bronquitis, otitis, infecciones respiratorias a repetición, crisis de asma, tienen mayor asistencia medida y los gastos en salud son importantes”.

“Tampoco hay estadísticas, se sabe que en Argentina son 40 mil muertes anuales por el tabaquismo, pero creo que están subestimada esa cifra porque realmente cuando una persona muere en el certificado  de defunción se pone ‘paro cardiorrespiratorio’, ‘ACV’, pero no se pone que esa persona venía fumando 40 cigarrillos por días, entonces la causa de muerte real fue el tabaquismo. Por eso no hay un número real. Lo que se calcula es que son 40 mil pero estoy segura que son más”.

Para finalizar, la Coordinadora de la Unidad de Cesación Tabáquica del Hospital San Roque de Jujuy se refirió a la utilización de los cigarrillos electrónicos, dispositivos muy utilizados hoy en día para dejar de fumar. Ana Otero manifestó “eso está prohibido en nuestro país, no está autorizado por ANMAT, y para ser usado en Argentina deben ser autorizado por ANMAT, lo que pasa es que no hay estudios contundentes que digan que el cigarrillo electrónico es útil para dejar de fumar”.

“En mi opinión, creo que no se puede dejar de fumar fumando. Cuando se deja de fumar se deja porque hay una dependencia psicología en esta adicción. Eso debe quedar en claro, que el tabaquismo es una enfermedad adictiva y crónica, y con el cigarrillo electrónico la dependencia psicológica sigue con el mecanismo mano- boca y dependiendo de ese cilindro y no puedo dejar de fumar dependiendo de eso”.

Agregó “además se ha visto que los aceites que dicen que no tiene nicotina, como no hay un control real, tienen nicotina, se han hecho estudios y no se sabe en el tiempo si estas sustancias que también entran en combustión y que tienen muchas de las sustancias que tiene el cigarrillo, qué daño van a provocar en el pulmón. Se han visto algunas neumonitis químicas, inflamación del parénquima pulmonar por la combustión de estas sustancias que entran en combustión y uno las inhala”, concluyó.