Prevención del suicidio: la importancia de escuchar

Jujuy al día® – En el mes de la prevención del suicidio, el Ministerio de Salud de la provincia continúa con acciones destinadas a concientizar sobre los factores de riesgo y factores protectores. En Jujuy, según datos del Observatorio Provincial de Salud Mental y Adicciones, el grupo etario más vulnerable es la adolescencia, llegando a constituir el 50% de la totalidad de casos.

La mitad de los casos de suicidio se dan entre los 15 y 24 años, edades en las que se presentan “las primeras situaciones vitales, las primeras emociones, frustraciones y alegrías que impactan en la capacidad de resiliencia de las personas. Y al sentirse solos, no sentirse acompañados, o no saber cómo o a dónde buscar ayuda algunos terminan recurriendo a desenlaces fatales”, sostiene el Director Provincial de Adicciones, Agustín Yécora.

Si bien el riesgo suicida es una cuestión que puede ser impredecible y los factores de riesgo obedecen a cuestiones multicausales, entre los que más pueden alterar el bienestar de una persona se destacan la soledad, el cambio en los patrones de conducta, la depresión, el abandono de hábitos o aislamiento, la pérdida laboral o la pérdida de un familiar.

Desde el Observatorio Provincial de Salud Mental y Adicciones se realizó un estudio de los últimos diez años en la provincia que evidenció que el curso de suicidio es oscilante y que los patrones regionales son diferentes. Los  valores de Quebrada y Puna son muy altos, el 50% de los casos se dan entre los 15 y 24 años y el 70% entre los 15 y 35 años. El grupo etario al cual está afectando esta problemática es claro lo que no implica que no afecte a todas las etapas de la vida.

Yécora explicó que los factores protectores de la salud mental son principalmente la escuela, la familia, la comunidad, la actividad social, el hecho de no estar solos, “es importante hablar del tema, mostrarse flexible, abierto. El hecho de escuchar, de brindar ese espacio ya reduce el riesgo bastante”, agregó.

Por su parte, la Coordinadora de Prevención de Adicciones Silvina Kingard, aseguró que el principal reclamo de los jóvenes es el de ser escuchados, “los adolescentes sienten una distancia muy grande entre los adultos y ellos y el reclamo de que no se los escucha y no se los comprende es constante. Por eso resulta fundamental que ellos en la familia, en la escuela y en las actividades extraescolares que realizan puedan tener espacios donde su palabra sea realmente respetada, que se les de protagonismo, que cuando proyecten algo no quede en la nada, que se los tome en serio. Hay que valorar su palabra y darles la posibilidad de expresarse”.

Finalmente, Kingard manifestó que desde el Ministerio de Salud se viene trabajando articuladamente con el ámbito educativo coordinando acciones con los Centros de Actividades Juveniles, con las asesorías adolescentes que dependen de Salud y el programa de Municipios en Acción. A través de ellos se intenta llegar a todo el territorio, específicamente sobre cómo abordar el tema de consumo en las escuelas, pensando entre todos la mejor forma de acompañar a los jóvenes y programando proyectos específicos para cada localidad.