Violencia de género en Jujuy: policía golpeó, amenazó de muerte a su pareja y luego se entregó

Jujuy al día® – En la madrugada de ayer, un efectivo de la policía golpeó a su pareja dentro de su domicilio, previó a amenazarla por teléfono, y hasta la amenazó con un cuchillo diciendo que iba a matarla.

Fuentes consultadas por JUJUY AL DÍA® informaron que el hecho tuvo lugar en la madrugada de ayer en una vivienda del barrio 9 de julio de la ciudad de Palpalá, donde convive una pareja con sus dos pequeños hijos.

La mujer se presentó en la comisaria de la jurisdicción a realizar una denuncia contra su pareja, un efectivo policial.

Relató que el policía hace semanas que se torna violento al volver de su trabajo. Al llegar grita y agrede a sus hijos, y posteriormente la golpea ya que la mujer evita que agreda a sus hijos.

Indicó que ayer salió con sus compañeras de estudios a realizar tareas, y allí su pareja comenzó a mandarle mensajes diciéndole que no vuelva a su domicilio ya que iba a matarla.

Por esto la mujer fue a la comisaria a plantear lo sucedido, y junto a familiares y personal uniformado, regresó a su domicilio por el gran temor que tenia de sufrir alguna agresión.

Tanto los familiares como los policías dialogaron con el sujeto para evitar que se vuelva agresivo con la mujer, hasta que todos se retiraron del lugar ante la promesa del efectivo.

No pasó mucho tiempo de que se fueran todos, y el policía tomó fuertemente del brazo a la mujer, y le daba golpes de puño en su cuerpo y la llevó hasta la parte de atrás de la vivienda.

En la zona del lavadero, la arrinconó y sacó un arma blanca con al cual la intimidaba y le decía que iba a matarla, al igual que iba a matar a su hermana y madre.

La mujer, a pesar del temor que tenía, logró rodear el cuchillo con unas prendas de vestir que tomó y se lo quitó, y fue cuando el sujeto la dejó por unos minutos.

Llegó al lugar nuevamente personal policial debido a los incidentes, pero la pareja de la mujer, de 25 años de edad, no dejaba que ingresaran al lugar y le gritaba que le dijera que estaba todo bien y que se fueran.

Luego de varios minutos, el agresivo sujeto abrió las puertas del domicilio, dejó salir a su mujer y se entregó voluntariamente a los efectivos.

La mujer agregó que todos los hechos sucedieron ante los ojos del padre de su agresor.