Gabriel Rolón y un profundo encuentro con los jóvenes

Jujuy al día® – En el marco del inicio de la Fiesta Nacional de los Estudiantes y la apertura del 33° Congreso de la Juventud, se cumplió la charla abierta a cargo de psicoanalista, Gabriel Rolón, que giró en torno a temas de adolescencia, educación y sociedad, los que se complementaron por otros propuestos por los estudiantes jujeños.

Gabriel Rolón es psicoanalista, escritor, músico y actor argentino, famoso por su participación en varios programas de radio y televisión.

El profesional indicó que en el encuentro con los jóvenes estudiantes siempre se asume un desafío extra, porque el adulto en una charla tiene la generosidad de la paciencia, pero los adolescentes te hacen saber enseguida que están aburridos, lo que te motiva todo el tiempo a darle algo de su interés.

Sostuvo que la adolescencia es el momento más complicado de la vida, donde se termina de determinar nuestra personalidad, quienes somos, nuestra identidad sexual, nuestro carácter, etc. A eso se suma que vivimos en una sociedad que le propone desafíos y cambios constantes. Es sin lugar a dudas, un grupo que está permanentemente invitado a resolver problemas de la vida y eso es maravilloso.

Indicó que los problemas intrínsecos de la adolescencia de hace 40 años a hoy, siguen siendo los mismos, por ejemplo, hacerse cargo de una adultez que no ha llegado, o vivir en un mundo donde los padres ya no representan la figura de seguridad.

Ahora cada cultura propone cosas distintas. Nuestra actualidad enfrenta problemas que la adolescencia de hace 40 años no tenia, pero también los deja a salvo de dificultades que esa juventud de antaño sí tenía, donde muchos crecieron en la época de la dictadura y era peligroso llevar el pelo largo o leer determinados libros motivaban que cualquiera te detuviera, maltratara o te llevara preso.

Esta juventud vive su adolescencia en democracia, con todos los problemas que la ella pueda traer, pero es un adolescente en democracia al fin. Por eso decimos que bueno que a ellos les toque vivir en ese estado de derecho para enfrentar todos los problemas que generacionalmente los esperan allí como desafíos permanentes.

Los adolescentes y niños de nuestro tiempo vienen preparados para interpelar a sus padres y debemos estar preparados para eso. Todos aquellos que hoy son padres también interpelaban a sus padres, sólo que no teníamos el coraje de decirlo, porque no teníamos la comprensión de esos adultos para decirlo. Era usted se calla porque es chico.

Hoy por suerte nosotros los padres no tenemos ese derecho de decirles que se callen por ser chicos, tenemos la obligación de escucharlos y está muy bien “porque quien te enseñar a ser padre si no son tus hijos; quien te dirá si estás haciendo bien las cosas si no son tus hijos, si no te cuestionan, o cuando están tristes o angustiados. Antes se decía “déjalo son cosas de chicos” y por ahí se estaba sufriendo mucho.

Hoy los padres estamos convocados a acercarnos a nuestros hijos mucho más, y tener también el valor de decirles “no me gusta verte triste o angustiado” por ejemplo, y ese cambio además de necesario es maravilloso.

Eso que se dicen por ahí que se ha perdido el respeto lo tomo con pinzas; decir “mi padre mi miraba y yo me callaba, me suena a mucho miedo y no a respeto”

Nuestro mensaje a los jóvenes de hoy entonces es que vivan, que puedan establecer un contacto entre los que se desea, se siente, la realidad y la familia. Los adolescentes están forjando los hombres y mujeres que serán dentro de algún tiempo y por eso necesitan vivir y ser acompañados.

Finalmente, expresó que la Fiesta de los Estudiantes, es algo sorprendente donde los jóvenes muestran todo lo que son capaces de hacer, más aún en éste punto límite de la Argentina donde muchos suponen que termina el país y no es así. “Me parece a mí que la Fiesta Nacional de los Estudiantes lo que demuestra es que la Argentina aquí comienza”, concluyó.