Al suicidio se lo previene con la palabra y con el cuerpo

Jujuy al día® – Un grupo de adolescentes reparte en la plaza Belgrano de la Capital, lapiceras con decoración artesanal con mensajes alentadores a vivir; a 5 metros, otro conjunto de jóvenes plasma en murales móviles sus nombres y la leyenda “Vive a Pleno”; mientras suena de fondo “Los Desgraciados”, una banda musical de chicos purmamarqueños y un colectivo de Teatro Del Oprimido expresa corporalmente en una obra las problemáticas propias de los adolescentes. ¿Qué motiva estas actividades?, la participación juvenil activa en conmemoración del Día Mundial de Prevención del suicidio.

Sin embargo, los muchachos y muchachas no se juntaron a realizar estas actividades solamente por la jornada conmemorativa -que vale mencionar, estuvo organizada por el Comité Provincial de Prevención, Asistencia y Posvención del Suicidio-, sino que forma parte de sus acciones cotidianas comprometidas con las problemáticas que les atañen, a medida que buscan, ganan y se generan nuevos espacios, como los Centros de Encuentro Adolescente (CEA), donde expresan sus necesidades y propuestas para superar las situaciones de riesgo.

Luego de décadas de restricciones discursivas adultocentristas que consideran tabú al hecho de hablar sobre suicidio, crece el número de personas de la franja etaria entre 15 y 24 años (el sector de la población con mayor tasa de suicidio), que exigen y crean instancias donde abordan la problemática no sólo hablando, sino poniendo el cuerpo en la planificación colectiva de estrategias que concienticen sobre las conductas de riesgo suicida y la promoción de hábitos saludables, evitando el estigma hacia quienes lo padecen. Como lo hacen jóvenes voluntarios del CEA de Alto Comedero en el trabajo junto a sus pares, en la realización de talleres y actividades en su comunidad.

El CEA, espacio creado por el Ministerio de Desarrollo Humano, a través de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia, es un lugar de puertas abiertas a las ideas de las personas comprometidas que buscan generar proyectos canalizadores de las necesidades de quienes se encuentran vulnerables ante situaciones de riesgo de conducta suicida y otras problemáticas adolescentes/juveniles.

Actualmente, funciona un CEA en Alto Comedero (calle Carahuasi esq. Guerrero, Sector B4), y otro en Purmamarca; mientras que avanzan las gestiones para la apertura de los centros en Calilegua, Palpalá, La Mendieta y Monterrico. En Alto Comedero, alrededor de veinte jóvenes voluntarios organizan con sus pares del barrio, acompañamiento escolar, talleres de danzas folclóricas, bachata, salsa, árabe, hip-hop, zumba, cocina, carpintería, inglés, huerta y de instrumentos musicales, además de diversas actividades deportivas. Melisa, de 27 años, voluntaria de ese centro, afirma que “en el voluntariado se siente mucha satisfacción al dar tu tiempo ayudando a los demás; y a los chicos les gusta ir y estar con nosotros para pasar un rato”.

En tanto otro joven voluntario, Lucas de 20 años, deja entrever la pedagogía utilizada en su taller de dibujo y pintura al afirmar que “yo le enseño lo que quieran aprender, porque uno también se puede expresar dibujando las cosas, uno consigue tranquilidad, descargo y se siente bien hacer algo que te gusta. Es como una familia, todos colaboramos entre todos”.

Asimismo, diversas experiencias similares se desarrollan en Jujuy, una de las tres provincias con mayor tasa de suicidio en el país. Por ejemplo, como integrante del Comité Provincial de Prevención, Asistencia y Posvención del Suicidio, desde el Espacio Joven La Salle (que funciona en la escuela homónima), chicos y chicas brindan numerosos talleres gratuitos y abiertos a la comunidad en el barrio Malvinas de la Capital. Como así también lo demuestran los demás integrantes del Comité, como la organización juvenil “Alas de Águila”, la “Fundación Vida”; y las instituciones gubernamentales de Educación, Seguridad y el Ministerio de Salud que auspicia el XIV Congreso Argentino de Suicidología a realizarse este viernes 22 y sábado 23 de septiembre, organizado por la “Apostando A La Vida – Asociación Civil”.

En Abra Pampa, consecuentemente la comunidad movilizada por un caso reciente de suicidio de una persona adolescente, planificó una Semana de Prevención del Suicidio con diversas actividades, como radio abierta y unas jornadas de concientización destinadas a todos los estudiantes de 6to y 7mo grado de las cuatro escuelas primarias de la zona, a cargo de las profesionales de la Oficina de Protección de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes (OPD) del lugar. En la misma localidad, desde la Dirección Provincial de Juventud, dictará hoy miércoles 13 y  el jueves 14 de septiembre, en la Casa del Futuro, un taller de empleabilidad a cargo de la Subsecretaría Nacional de Juventud, a pedido de los jóvenes abrapampeños a fin sumar opciones en la generación de sus proyectos de vida.

“Jujuy tiene muy buena capacidad de reacción ante el suicidio, mucha humanidad, mucha gente preocupada y con ganas de trabajar en esto”, afirma por su parte Carolina Juárez, coordinadora del Plan Integral de Contención de Niños, Niñas, Adolescentes y Jóvenes en Situaciones de Alto Riesgo Social, quien además detalló que desde el Gobierno de la Provincia se está trabajando en el armado de protocolo de actuación en el ámbito del mencionado Comité para coordinar acciones y estrategias en el abordaje de la problemática.

Para estar alerta

Como recomendación, a nivel comunitario es necesario que las personas estén atentas ante síntomas y factores de riesgo de suicidio (no necesariamente determinantes), a los que pueden estar expuestos los adolescentes, como la vulnerabilidad psicológica o mental, causada por problemas familiares graves, situaciones de violencia o agresividad, abuso sexual, problemas en la escuela, tanto en relación con las bajas calificaciones como el rechazo por parte del grupo de compañeros como acoso escolar o bullying.

En adhesión, también pueden ser factores de riesgo las dificultades en torno a la identificación sexual (discriminación por orientación sexual o identidad de género disidente) y el temor a la reacción de la familia, violencia de género; y ciertos cambios en la forma de alimentarse (pérdida o aumento de apetito) o los trastornos en el sueño.

Dispositivos de ayuda

Es preciso que la comunidad jujeña tome conciencia, se sume a las motivaciones juveniles, hable sobre la temática, y ante dudas o consultas utilice los dispositivos del Gobierno de Jujuy para pedir ayuda, como ser el SAME 107 o todas las dependencias del Ministerio de Salud (Guardia de 24 hs. y servicio de Salud Mental del hospital San Roque, servicio de Salud Mental del nosocomio Pablo Soria, hospital “Dr. Néstor Sequeiros”, Centros de A. P. de la Salud, hospitales del Interior de la Provincia, Secretaría de Salud Mental y Adicciones: Av. Italia esq. Independencia tel. 0388-4245500); el Servicio de Orientación al Adolescente del Ministerio de Educación: Intervenciones y posvención en escuelas secundarias en calle Coronel Dávila 431, tel. 388-4221339; las 35 OPD de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia que funcionan en como sistema de apoyo en toda la provincia; la Secretaría de Paridad de Género del Ministerio de Desarrollo Humano: Necochea 270, tel. 388-4244061 (intervenciones y asesoramiento en Violencia de Genero).