Suicidios: en Jujuy, el 30% de los adolescentes no tiene o no identifica a un referente para hablar de sus problemas

Jujuy al día® – En el marco de la conmemoración del Día Mundial de Prevención del suicidio, celebrado el domingo 10 de septiembre, nuestro medio entrevistó a Agustín Yecora, Director de Adicciones dependiente de la Secretaría de Salud Mental y Adicciones del Ministerio de Salud quien se refirió a este flagelo mundial y aseguró que la temática del suicidio debe hablarse ya que “hay una falacia de que hablar fomentaría el acto cuando es todo lo contrario, hablarlo significa disminuir el riego y permite identificar a las personas que están en riesgo”.

Además se refirió a lo planteado por los adolescentes en nuestra provincia al hablar del suicido, y resaltó un tema preocupante ya que un poco menos de un tercio de los chicos no tiene o no identifica a un referente para hablar de sus problemas.

En declaraciones al diario JUJUY AL DÍA®, Agustín Yecora manifestó que “hay que tener en cuenta que es un problema a nivel mundial, no es una cuestión que solo pasa en Jujuy, por eso es que hay un Día Mundial de Prevención del Suicido, porque el principal problema que existe es que hay tanto prejuicio y tanto desconocimiento que eso hace que la persona que tenga una necesidad no acuda, no pida o no sepamos interpretarlo para ayudarlo, por eso los índices a nivel mundial que tenemos y Jujuy no es exenta de esto”.

Respecto al rol de los adultos y la familia a la hora de la prevención de este flagelo, Yecora mencionó “lo primero es escuchar y hablar del tema, porque hay una falacia de que hablar fomentaría el acto cuando es todo lo contrario, hablarlo significa disminuir el riego y permite identificar a las personas que están en riesgo, por lo que permite acudir en su ayuda”.

“La propia comunidad, la gente es la que puede ayudar a prevenir algo que es si bien impredecible, puede ocurrir de un momento a otro, pero lo cierto es que la persona avisa de diferentes maneras, no necesariamente de forma concreta si no que empieza a tener patrones de conducta diferentes, empieza a abandonar conductas habituales, tiene cierto aislamiento, cosas que la familia puede advertir lo que pasa”.

“Al plantearlo muchas veces se reduce este riesgo y se previene, a partir de ahí se puede ir trabajando de distintas manera de acuerdo a cada persona, pero lo importante es hablar del tema y no tenerle miedo”, afirmó.

En este sentido, JUJUY AL DÍA® consultó al Director de Adicciones qué plantean los adolescentes cuando se habla de esta problemática en los colegios de la provincia. Mencionó “hay diferentes patrones en distintos grupos etareos. En el grupo de la adolescencia, donde se dan los primeros momentos, emociones y situaciones que van viviendo, lo que ellos plantean, y es lo interesante, es que el 30% de los adolescentes plantea  que cuando tiene algún problema no lo habla con nadie y eso es importante y grave ya que si uno compara la primera infancia y la adolescencia, donde la morbimortalidad crece entre un 200 y 300% los adolescentes están muy expuestos a situaciones de riesgo,  donde el suicido es la segunda causa de muerte”.

“Es terrible que un 30% de un grupo no vea a alguna persona como referente para contar algún problema”.

Sostuvo que “la situación es que muchas veces los adultos lo que hacemos es ‘bajar línea’ sobre lo que se debe hacer y lo que no, pero no estamos escuchando y no tenemos idea de lo que están atravesando estos adolescentes. Esto es prácticamente lo más común que te dicen. Por eso lo importante es hablar del tema y no solo de este sino de muchos  otros temas que viven los adolescentes y que ayuda a prevenir y a acercarnos más a ellos”.

Yecora explicó “uno no se vuelve referente positivo porque sí sino que hay personas que lo identifican a uno como tal, lo importante es mostrarnos siempre como una posibilidad, como una persona abierta, flexible, porque muchas veces no podemos ser nosotros pero puede ser otro”.

“Lo importante es identificar que en la familia puede haber alguien con quien esa persona tiene mayor afinidad o un amigo o vecino, pero siempre mostrar la posibilidad y ofrecer la posibilidad de escuchar para que esa persona que se sienta cómoda y pueda descargarse y contar lo que le sucede para así evitar otros desenlaces”, finalizó.