La experiencia de un infante de Marina jujeño en Chipre

Jujuy al día® – El Suboficial Segundo infante de Marina motorista Néstor Rubén Garzón formó parte de la Fuerza de Tarea Argentina Chipre XLVIII que cumplió con la Misión de Mantenimiento de la Paz en la isla mediterránea.

Oriundo de la ciudad de Libertador General San Martín en Ledesma, Jujuy, el Suboficial Segundo Néstor Garzón fue seleccionado para formar parte de la Fuerza de Tarea Argentina, que lo llevó a fines de febrero a la isla en el marco de la Misión de Paz de las Naciones Unidas que se extendió durante 180 días.

“Es la segunda vez que participo de una misión a Chipre”, contó el infante de Marina, quien estuvo destinado en la Base de Patrulla 18 (PB18) cumpliendo con el rol de conductor, manejando los vehículos de Naciones Unidas que patrullan la isla y trasladan personal.

Para él, las misiones han sido ricas experiencias de vida tanto en el plano profesional como personal. “Fue una experiencia muy positiva, porque adquirí muchos conocimientos que podré volcar en mi tarea diaria. La camaradería entre la Armada Argentina, el Ejército Argentino y la Fuerza Aérea Argentina fue excelente; no había diferencias, éramos una Fuerza Conjunta”, sintetizó el Suboficial Garzón quien lleva 19 años en la Armada.

Ingresó en la entonces Escuela de Infantería de Marina (ESIM) en 1998. “Cuando finalicé mis estudios en la secundaria no sabía lo que iba a hacer, pero en el fondo tenía intenciones de entrar en alguna Fuerza y me incliné por la Armada; una decisión que contó siempre con el apoyo de mi familia”, dijo.

El desarraigo no fue un problema para el Suboficial Garzón debido a que “realicé toda mi enseñanza secundaria en la Escuela Agrotécnica N° 06 ‘San Pedro’ –a 60 kilómetros de su ciudad– en la modalidad interno; me iba los lunes a la mañana y volvía el viernes a la tarde”.

Una vez finalizada la ESIM, sus destinos fueron el Taller de Vehículos en la Base de Infantería de Marina Baterías, el Batallón de Comando y Apoyo Logístico (BICA), el Batallón de Seguridad del Estado Mayor General de la Armada (BISA) y el Batallón de Artillería de Campaña N°1 (BIAC). Actualmente está destinado en el Departamento Automotores en Baterías, lugar al que regresó luego de 180 días en Chipre.

El nuevo contingente estuvo compuesto por 256 efectivos de la Armada, el Ejército y la Fuerza Aérea Argentina, y militares extranjeros de Chile y Paraguay. “La relación con mis camaradas fue muy distinta a lo que estábamos acostumbrados y compartir con miembros de otras Fuerzas es muy provechoso; uno trata de llevarse de manera correcta con todos y nos apoyamos mutuamente para no pensar en la familia y en extrañar”, contó.

Néstor tiene 37 años y se crió en San Martín junto a sus padres y 4 hermanos. “Cuando vuelvo a mi pueblo –tengo a mi padre allí– cada vez que voy se me vienen a la mente recuerdos con mi abuelo en los campos donde cosechaban lechuga, tomate y choclo. Una vez terminado el trabajo, nos íbamos a pescar. El recuerdo de mi abuelo siempre está presente cada vez que vuelvo.”

Más tarde, ya en la Armada, viviría en Punta Alta donde hoy reside, cerca de la Base Naval Puerto Belgrano y de Baterías, donde formó su propia familia: su señora Zulma, quien como él nació en San Martín y es Suboficial Segundo infante de Marina y juntos tienen tres hijas: Abigail de 11 años, Alma de 7 e Isabella de 9 meses.

“Con mi señora hicimos la Escuela de Infantería el mismo año; y la conocí en unas vacaciones. Ella es un pilar muy importante en mi carrera militar y nos ayudamos mutuamente porque entendemos que todo sacrificio es para un crecimiento personal y profesional”, destacó el Suboficial Garzón. “Lo que más extrañé durante el tiempo de la misión fue el crecimiento de mi hija más pequeña”, dijo Néstor, ya que sólo tenía 3 meses cuando partió a la isla.

Amante del fútbol e hincha de Boca Juniors y de Gimnasia y Esgrima de Jujuy, Néstor disfruta compartir con sus hijas sus ratos libres, salir a pasear en familia y jugar al fútbol con sus amigos. “En la isla también jugamos al fútbol con paraguayos y griegos”, recordó.

Con respecto a su futuro, le gustaría volver a su pueblo pero “uno nunca sabe qué le deparará el destino. El camino recorrido hasta aquí fue muy satisfactorio en el que adquirí muchos conocimientos y además pude conocer varios lugares. Mi intención es continuar con la carrera dando lo mejor de mí todos los días”, concluyó.

Marinos argentinos al servicio de la Paz

Luego de 180 días en la Isla de Chipre, regresó a nuestro país el contingente de militares argentinos que prestó servicios en la Misión de Mantenimiento de Paz en la Isla de Chipre (UNFICYP) bajo mandato de las Naciones Unidas (ONU).

La Fuerza de Tarea Argentina Chipre XLIX (FTA 49) estuvo compuesta por 256 efectivos de la Armada Argentina, el Ejército Argentino, la Fuerza Aérea Argentina y militares extranjeros de las Repúblicas de Chile y Paraguay.

El 10 de julio pasado se realizó una ceremonia en la isla mediterránea de entrega de medallas de las Naciones Unidas a los contingentes que forman parte de la UNFICYP por su desempeño en la misión, condecoración denominada “Al servicio de la paz”.

La República Argentina aporta Cascos Azules a la Misión de Paz de la ONU desde 1993, organismo internacional que evita que se reanude la lucha territorial entre las comunidades grecochipriota y turcochipriota en la isla desde 1964.

Fuente: Gaceta Marinera

1 COMENTARIO

Comments are closed.