Reinserción social en Jujuy: “la mayoría de los internos son jóvenes, son personas que están a tiempo de reinsertarse”

Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, Héctor Medina, profesor de la escuela de cerámica que funciona en el Servicio Penitenciario de Jujuy, se refirió a la utilización de esta herramienta en el proceso de reinserción social y laboral de los internos y cómo estas acciones contribuyen en esta reformación.

En este sentido, Héctor Medina resaltó en declaraciones al diario JUJUY AL DÍA® que “en el acta fundacional de la escuela figura como objetivo principal la reinserción moral y social del alumno. Los internos asisten de lunes a viernes a la escuela, y la particularidad que tiene la escuela de cerámica es que no solo se moldea arcilla, lo que realmente pasa es que la arcilla moldea al alumno, porque le permite calmar la ansiedad, las tensiones y eso favorece al bienestar y tranquilidad del alumno”.

Indicó que “nos sorprendemos la calidad del trabajo que realiza un muchacho porque el alumno apenas consigue un modo de expresarse lo utiliza para lucirse y demostrar que realmente es una persona de bien y que puede lograr reinsertarse socialmente”.

Acerca del proceso y las herramientas para la reinserción social y laboral de los internos, Medina señaló que “ellos al cursar los tres años reciben el título de técnico ceramista y con ese título se pueden inscribir en el Consejo de Educación, en el rubro cerámica, lo que le permite trabajar en talleres del norte. Otros se perfeccionan y se dedican a esto, gracias a que hoy la escuela le ofrece un título”.

“Como somos docentes, que trabajan dentro del Servicio Penitenciario de Jujuy, hablamos con el alumno porque el primer paso para reinsertarse en la sociedad es que quiera dejar los hábitos que tenía”.

Medina expresó “una vez que conseguimos eso les decimos que son jóvenes, da la casualidad que la mayoría de los internos son jóvenes, personas que están a tiempo de reinsertarse en la sociedad, es muy poca la gente que es mayor a los 40 años, la mayoría tiene entre 21 y 35 años”.

Agregó “les explicamos que son personas jóvenes, que están a tiempo, se lo habla, se le explica, se le dice dónde puede recurrir, como se puede desarrollar  y reinsertarse en la sociedad, pero hay que hablarlo permanentemente porque es posible, es el primer paso y cuando se logra eso se lo puede dirigir, enseñar, perfeccionar,  se puede lograr muchas cosas con ellos”.