Fuerte apuesta a la Inclusión laboral para personas con discapacidad

Jujuy al día® – “Es el principio, se puede con esfuerzo”, repite una y otra vez emocionado Martín Cuñado al recibir un subsidio del Gobierno nacional y provincial destinado al fortalecimiento y crecimiento de los microemprendimientos locales. Él, como otras 14 personas con discapacidad, se animaron a desafiar las adversidades y apostar a un proyecto sustentable de la mano de la Dirección de Inclusión de Personas con Discapacidad del Ministerio de Desarrollo Humano y de los programas “Creer es Crear” del Ministerio de Desarrollo Social de Nación, y de “Economía Popular” del Ministerio de la Producción.

Todo un trabajo en conjunto del Estado para ayudar a las personas con discapacidad a creer en sus capacidades de progreso a que se organicen en torno a un autoempleo y mejoren sus ingresos.

El aporte que recibió Martín Cuñado fue de quince mil pesos destinados a la compra de un horno para la elaboración de empanadas, pizzas y tartas.

El acto fue encabezado por la ministra de Desarrollo Humano, Ada Galfré, junto al Secretario de Economía Popular, Rubén Daza; la directora de Inclusión de Personas con Discapacidad, Belén García Goyena; y el secretario Coordinador General de Administración, Oscar Llobet.

“Gracias a Dios que se nos dio esta posibilidad de emprender algo, es el principio porque se puede con esfuerzo, más adelante se verá como se puede crecer” remarcó Cuñado, quien convencido por su madre armó su proyecto de gastronomía y lo presentó a la Dirección de Inclusión de Personas con Discapacidad para que realicen las gestiones ante los organismos competentes. Después de cumplir con los trámites de rigor, Cuñado ya tiene los recursos para iniciar su emprendimiento.

“En este acompañamiento, la fuerza más grande es que cada uno de ellos no se limite a recibir un subsidio, sino que básicamente pueda tener  todas las herramientas para que su proyecto sea sustentable en el tiempo y de esa manera  no sean dependientes del Estado”, declaró la ministra Ada Galfré.

Asimismo, enfatizó la importancia de la autonomía económica y laboral para que se cumpla con uno de los postulados de la Convención Internacional de los Derechos de las Personas con Discapacidad que es la construcción de ciudadanía. “Pensar que las personas tienen derechos a la igualdad de oportunidades, que no se las tiene que ver como enfermos, sino como personas que a partir de una dificultad pueden encarar una resiliencia, y la incorporación en la sociedad como miembros sujetos activos”, agregó.

“El Gobierno lo que promueve y fortalece con estas ayudas son derechos. El derecho al trabajo y a la inclusión”, recalcó, Galfré.

Por su parte, Ruben Daza, a cargo el programa de Economía Popular, señaló que el objetivo es ayudar a las personas a que desarrollen sus competencias y que les permita mejorar ingresos. “El programa es novedoso en cada colectivo y tiene que ver cómo se prepara, cómo se forma, analiza, ayuda y continúe el proyecto para que se sostenga en el tiempo”, explicó.

Son proyectos urbanos de variada índole con montos que van desde los quince mil hasta los dieciocho mil pesos, que pueden destinarse a la adquisición de materia prima, herramientas y maquinarias.

En esta oportunidad, el gobierno desembolsó más de doscientos mil pesos en subsidios para catorce microemprendimientos urbanos.

Las personas con discapacidad que deseen ser alcanzadas con los programas de nación y provincia, deben primero dirigirse a la Dirección de Inclusión de Personas con Discapacidad que funciona en avenida Bolivia 1875, lugar donde se armarán los grupos con los cuales trabajará el Ministerio de la Producción sobre plan de negocios. Una vez finalizada esta etapa de capacitación que dura aproximadamente 40 horas, los asistentes están en condiciones de solicitar el subsidio correspondiente.

“Las personas que han solicitado el financiamiento, pueden volver a pedir otra ayuda económica”, aclaró Daza, siempre teniendo en cuenta cómo evoluciona el emprendimiento ya que se realiza un monitoreo permanente de los mismos.

Agregó que las personas con discapacidad que accedieron a esta línea de subsidio no tienen la obligación de estar inscriptos como monotributista social como si lo exigen otros programas.

Finalmente, Juan Fernández, esposo de Claudia Curilef, quien es otra beneficiaria agradeció a las autoridades por la asistencia económica que permitirá comprar herramientas para trabajar en durlock.