De Perico al mundo: un jujeño en la fragata “Libertad”

Jujuy al día® – Oriundo de Jujuy, Rubén Darío Areco es Cabo Segundo de Mar en la Armada Argentina y hace 3 meses que se encuentra navegando por el mundo a bordo de la fragata ARA “Libertad”.

Rubén Darío Areco

Nacido en Ciudad Perico, Departamento jujeño de El Carmen, Rubén Darío Areco creció en el barrio Malvinas Argentina. Con los años se convertiría en el único de su familia que ingresaría a una Fuerza Armada, en su caso, en la Marina en 2014.

“Mi primer destino fue el Destacamento Naval de Playa en la Base Naval Puerto Belgrano, después me derivaron al aviso polar ARA ‘Estrecho de San Carlos’ y ahora estoy en la fragata”, introdujo el joven Cabo de Mar.

Sin embargo, Rubén Darío no imaginó que iban a darle pase al buque escuela argentino tan pronto, según su opinión, porque hace poco tiempo que está en la Fuerza; pero lo cierto es que su especialidad naval de Mar es muy requerida en destinos de embarco ya que se ocupa de las maniobras de zarpada y arribo en cubierta, además del mantenimiento de la cubierta, cabos (sogas) y velas, en el caso de la fragata “Libertad”. “Fue una sorpresa y estoy muy contento con el pase, al igual que toda mi familia de Jujuy”, adelantó.

Su abuela materna que vive en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires fue a despedirlo el 25 de marzo, día en que la fragata zarpó del puerto de Buenos Aires para emprender el 46° Viaje de Instrucción Naval. “Mis padres, por razones de trabajo, no pudieron ir y me hubiera gustado también que estuviera mi hijo Milo Nicolás, pero es muy chiquito”, expresó.

Su notable razón de tristeza al emprender este viaje por el mundo es su hijo Milo, quien cumplió un añito a los pocos días que su papá había partido de viaje; “son los momentos que uno no puede estar y quiere compartir, como cuando dio sus primeros pasos, de todas maneras –enfatizó– cuando tenga más edad va a entender que lo que hago, también es por él”.

Estas largas navegaciones como el tiempo que Rubén Darío sirve a su Patria desde la Armada tienen sus momentos de nostalgia como de alegrías, ya que este viaje le brindará a él –como a los casi 300 tripulantes de la fragata– la experiencia inolvidable de visitar puertos de América y Europa, conocer culturas y costumbres de muchos países y Armadas extranjeras donde los marinos argentinos estrechan lazos de amistad y confraternidad; y nutrir su conocimiento personal como profesional. “Me gusta viajar y conocer nuevos lugares; y hasta ahora el que más me interesó fue Ámsterdam en Holanda”, dijo.

El primer puerto en el itinerario fue Fortaleza, Brasil; siguió Veracruz en Méjico; Charleston y Miami en los Estados Unidos. Luego de la larga pierna de navegación hacia Europa, visitaron Den Helder en Holanda y ahora, los puertos alemanes de Wilhelmshaven y Hamburgo. Suecia, Francia, Reino Unido, España y Uruguay serán los próximos países que visite la fragata (ver el adjunto del itinerario de los puertos del viaje). La llegada de la fragata al país está prevista para octubre.

A bordo de la fragata, el trabajo diario de Rubén Darío está en Cubierta encargado de arranchar las velas de uno de los palos –ordenarlas en la jerga naval—y de la limpieza de la cubierta; además, participa de diferentes maniobras marineras y se desempeña como gaviero –marino que sube y despliega las velas cuando la fragata navega sin motor– en el Palo Trinquete.

Mientras Rubén Darío disfruta hoy de su destino en la fragata, recuerda su provincia natal, “mi barrio es muy lindo donde hay un polideportivo y un parque donde salía a correr. Extraño su tranquilidad pero lo que más extraño de Jujuy es la comida de mi mamá, nadie cocina como ella”, sonrió. En Malvinas Argentinas aún siguen viviendo sus padres y sus 10 hermanos: 5 mujeres y 5 varones.

Contó que su papá es agricultor y trabaja en el campo como sus hermanos mayores y él decidió estudiar y ahora es un nuevo ejemplo para los hermanos más chicos, “para que sepan que pueden seguir otros sueños además del campo; siempre los estoy alentando y tengo una hermana a quien ayudo con sus estudios para chef”.

Rubén también recordó su escuela técnica, la N°1 “Humberto Samuel Luna” de Perico. La última vez que visitó Jujuy fue en vacaciones de verano y volverá para las Fiestas de fin de año: “Cada vez que vuelvo, les cuento a mis amigos y familiares todo lo que hago y me pasa acá en la Armada; les gusta mucho y están muy orgullosos”, confesó.

Y la más orgullosa es su mamá, “a ella le gusta todo lo relacionado a la vida militar y gracias a ella yo estoy en la Armada porque me acompañó a una charla y con su apoyo puede prepararme e ingresar a la Institución”.

Al principio le fue difícil adaptarse, “me costó porque no tenía familiares en Punta Alta –ciudad cercana a la Base Naval Puerto Belgrano– donde está la Escuela de Suboficiales”. Ahora la ciudad le es muy familiar, donde él vivió hasta fines del año pasado y donde actualmente su hijo Milo vive junto a su mamá.

A modo de conclusión resumió aquello que más disfruta del ámbito naval, “es el trato dentro de la Armada, el compañerismo entre camadas porque siempre estamos unidos en el puesto de trabajo”.

Fuente: Gaceta Marinera