Depresión: un trastorno que afecta a los jujeños, sobre todo a los más jovenes

Jujuy al día® – Nuestro medio entrevistó a Agustín Yecora, Director de Adicciones dependiente de la Secretaría de Salud Mental y Adicciones del Ministerio de Salud, quien se refirió a una patología de importante avance en la provincia, como lo es la depresión.

En declaraciones al diario JUJUY AL DÍA®, Agustín Yecora expresó “los trastornos mentales son multicausales, pero existe una vulnerabilidad genética, lo dice el viejo dicho ‘no se enferma quien quiere sino quien puede’, y cuando uno empieza a estudiar hay familias con antecedentes de trastornos afectivos que quizás no se manifiestan con depresión, pero hay muchas cuestiones más allá de la biología, hay cuestiones sociales, culturales, contextuales que llevan a esto”.

“Sabemos que los chicos de hoy tienen un ritmo de vida diferente al que tenían antes, están acostumbrados a que la información y las respuestas sean muy rápidas y hace que la tolerancia a las frustraciones sea muy baja, es un factor de riesgo muy alto porque lleva a que una persona se frustre y con esa vulnerabilidad tiene muchos riesgos de enfermarse de trastornos afectivos”.

Señaló que “es muy diferente de lo que puede pasarle a una persona mayor que tiene otras cuestiones de la vida, como que va llegando a su fin y hay mucha comorbilidad con muchas enfermedades, la relación de la depresión con enfermedades crónicas es muy alta, entre 30 y 40%”.

La depresión “es una enfermedad que afecta fundamentalmente la voluntad, la persona va apagándose, hace que no tenga un cuidado personal y si la persona tiene diabetes, hipertensión, no se cuida, además de tener este pesimismo, sin embargo hablar de factores de riesgos por general es muy difícil, hay que evaluar a cada casos”.

Yecora señaló que en Jujuy “los adolescentes nos dicen que se sienten muy solos y que nosotros los adultos le estamos diciendo qué es lo que tienen que hacer cuando no lo estamos escuchando y ni hacerlos parte de la solución, es muy difícil eso pero hay que hacerlo”.

“De hecho la adolescencia es la etapa donde mayor riesgo hay de enfermase de estas patologías de salud mental, entre los 13 y los 30 años, porque se sabe hoy que la adolescencia es más amplia, no solo es una etapa donde hay modificaciones endocrinológicas, inmunológicas, si no que el sistema nervioso central tiene muchas implicaciones”.

Agregó que “se da algo que se conoce como ‘pruning’ o poda sináptica. Debemos imaginar nuestros cerebros con muchas conexiones nerviosas desorganizadas cuando nacemos y en la adolescencia lo encontramos como un árbol que se podará y se organiza, pero si uno tiene vulnerabilidad, esta es una edad crucial, el manejo de las frustraciones incide en un adolescente, y cuando decimos que es muy cambiante, inestable, hace parte del proceso madurativo normal pero puede facilitar o favorecer que haya mayor riesgo que estas enfermedades se manifiesten”.

Acerca del aumento de casos, explicó “es difícil determinar si ha aumentado o no porque habría que hacer estudios de prevalencia que nunca se han hecho; sí podemos hablar de los registros de nivel hospitalarios que lógicamente han ido aumentando pero tiene que ver con un trabajo que se viene haciendo desde hace un tiempo y con la accesibilidad a la salud de las personas, eso impacta en que aumenten los registros, lo que no quiere decir que haya aumentado”.

“De hecho, en el mundo la prevalencia es la misma, se calcula que el 30% de la población potencialmente en cualquier lugar del mundo podría deprimirse”.

Señaló que “la falta de trabajo, la pérdida de un familiar, una enfermedad crónica, son cuestiones muy estresante, que generan todo un desequilibrio en la dinámica del cuerpo humano y en las representaciones sociales y subjetivas que tiene esa persona, entonces muchas cosas favorecen que una persona pueda caer en este tipo de enfermedades”.