Libro de quejas: una herramienta que debería ser tomada más en serio

Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, el Defensor del Pueblo de Jujuy, Javier De Bedia, remarcó el escaso uso que hacen los jujeños del Libro de Quejas, la falta de regulación el mismo, como también mencionó las artimañas que realizan en algunos lugares para no exponerlos.

En declaraciones al diario JUJUY AL DÍA®, Javier De Bedia expresó “la finalidad de un Libro de Quejas es que, quién se sienta mal atendido o con algún problema sin resolución, sea en un comercio o en una institución pública, lo deje asentado en este libro para que quienes dirigen ese lugar tomen las medidas necesarias”.

Aclaró que “esto no quieren decir que sea una denuncia, es realmente una queja”.

“Pero ni el usuario ni el cliente lo acostumbra a usar, hay lugares donde se los niegan directamente o no lo tienen, pero la verdad es que no es obligatorio tener un libro de quejas”.

De Bedia sostuvo que en Jujuy “no tiene un uso suficientemente amplio que lo haga eficiente cuando es una institución que en otros países funciona muy bien, en países serios, donde si compras algo y se te rompe a los dos días de haberlo comprado, te lo cambian, en cambio acá uno compra un televisor, se rompe y los dueños de los comercios miran para otro lado o mandan a los empleados a poner la cara”.

El Defensor del Pueblo de Jujuy definió: “el libro de quejas es prácticamente folclórico”.

En este sentido, nuestro diario le consultó cómo debemos entre todos revalorizar esta herramienta. “Es una cuestión cultural del usuario y de quien presta el servicio. Los argentinos somos muy desprolijos con eso, es una cuestión de educación”.

Mencionó que “para esta herramienta no hay regulación específica ni es obligatorio en un comercio, por eso existen otros medios para quejarse como las Carta Documento”.

Indicó que dentro de las oficinas de la Defensoría “tenemos nuestro libro de quejas en mesa de entradas y sirve, a nosotros sí, ya que si tenemos una queja de un empleado y corroboramos esos dichos aplicaremos la sanción, y corregiremos, pero no va más allá de eso”.

“Lo mejor sería que tengamos la cultura de ser serios, eso sería mejor que tener un libro de quejas institucionalizado”, concluyó.