Los Pumas rugieron en La Quebrada

Jujuy al día® – Nicolás estaba parado muy quieto en uno de los rincones de la cancha, desafiaba al frío, con la mirada fija en las moles que reían y departían con otros niños.

Nicolás tiene 12 años, se había levantado muy temprano, y enfundado en su camiseta verde y blanca partió de su Abra Pampa con las primeras luces del día hacia Purmamarca.

Quieto, concentrado, alejado de las risas y las chanzas de sus amigos, con la mirada aguda y desafiante, observaba a los gigantes de azul.

Hasta que llegó el momento, Nicolás se ató las zapatillas, y emprendió feroz carrera hacia uno de los grandotes de azul. El objetivo no era otro que Leonardo Senatore, el aguerrido tercera línea de Los Pumas.

Nicolás cumplió uno de sus sueños, taclear un Puma.

Ese fue el punto de inicio para que los niños de “Chakana Rugby Club” de Abra Pampa y los de “Guanacos Rugby Club de Tilcara” desataran un verdadero festival de tacles, patadas y pases con el plantel de Los Pumas.

El espíritu del rugby había llegado hasta la Quebrada junto al Solsticio de Invierno.

Una ovalada algo rasgada fue el pretexto que necesitaban jugadores de rugby se tranzaran en la tradicional tocata.

Agustín Creevy, capitán y referente de Los Pumas intentaba infructuosamente organizar la fiesta, hasta que el tilcareño Francisco, de tan solo 11 años, y comandando a sus compañeros sometieran al rudo hooker con un tremendo tacle.

La ovalada iba y venía, la fiesta era completa Los Pumas estaban jugando al rugby.

El Secretario de Turismo Sergio Chacón, que oficiaba de anfitrión, conocedor de sus limitaciones con la ovalada no se atrevía a enredarse en el juego, a pesar de algunas invitaciones y de varias pelotas que habían caído en sus manos y se dedicó a organizar en religioso tercer tiempo.

La fiesta terminó, porque en algún momento tenía que terminar, pero los jugadores, los grandes y los chicos querían una foto grupal, fueron muchas las instantáneas, costaba que los Pumas dejen de bromear y los chicos se queden quietos.

En esas instantáneas, en plena quebrada, está plasmado de manera inequívoca el espíritu del rugby argentino, en cada rostro se observa solidaridad, hermandad y sobre todo la garra, punto de unión entre Los Pumas y los jujeños.