Heladera social en Jujuy: un gran proyecto solidario que va rumbo a desaparecer

Jujuy al día® – La necesidad de muchas personas que no atraviesan un buen presente o están en situación de calle, ha motivado que hace más de un año organizaciones de todo el país que trabajan por el bien común, instalaron las famosas “heladeras sociales”. En nuestra capital se instalaron dos, las cuales hoy subsisten por el aporte de los comerciantes que las exhiben y de cada vez menos jujeños solidarios, ya que se encuentran prácticamente vacías.

En esta oportunidad JUJUY AL DÍA® dialogó con José Insausti, propietario del Restaurante Macedonio, lugar donde está una de las dos heladeras sociales, quien explicó cómo se mantiene la misma ante prácticamente un nulo aporte de la comunidad.

“Para nosotros, como restaurante, es hermoso poder dar desde lo que uno tiene y lo que uno puede, y hacerlo desde lo que nosotros sabemos hacer que es cocinar, pero la situación nos está contando un poco porque vemos que la afluencia de gente que viene a dejar alimento es nula, sobre todo con bandejas plásticas que es como dejamos nosotros para que la comida se conserve bien”.

“Nosotros todos los días, de lunes a sábado dejamos 20 comidas en la heladera que está abierta de lunes a lunes tal cual como desde el primer día y no la cerramos en ningún momento para que la gente saque o deje comida, y hay dos o tres personas que vienen y dejan, son de comercios y gente que cocina en su casa y dejan su comida”.

Respecto a cómo ha caído el aporte solidario de los jujeños comentó “no fue tanto un boom, fueron dos o tres semanas a lo sumo donde había más afluencia de gente que dejaba comida de sus casas y hoy no solo disminuyó. Lo que siempre nos costó, que fueron los alimentos no perecederos y las bandejas plásticas que son las cosas que utilizamos, el personal está comprometido con el proyecto, todo el restaurante está comprometido en dejar 20 comidas y si no hay sacamos de donde sea para poner las comidas porque hay 20 personas que viene todos los días”.

“Nosotros dejamos la comida a las 12 de la noche y a las 12:20 ya no hay más comida”, sostuvo.

En este sentido, acerca de la demanda, Insausti señaló “no lo puedo analizar, cerca de un año tenemos a heladera y desde que comenzamos hasta hoy vinimos siempre dejando 20 comidas todas las noches. No puedo hablar mucho de la demanda porque nunca la pudimos satisfacer porque dejamos la comida a las 12 y a en 20 minutos no hay más, nunca nos pasó dejar 20 y que quede una cena para el otro día”.

Acerca de quienes acuden a la heladera social, señaló “tratamos de no ver quiénes son los que llevan la comida, conozco un par que vienen que están en situación de calle, dos o tres no los 20, pero el resto trata de no mostrarse que necesita los alimentos y nosotros tratamos de no molestarlos, pero hay gente que necesita y es la que más da”.

José Insausti

“Les voy a contar una breve historia: hay un señor que acomoda carritos en un supermercado que lo vi sacar un par de veces y otras veces lo vi dejar, y me generó curiosidad. Me acerque y le pregunté cuál era su situación, me dijo ‘cuando no tengo plata llevo comida pero cuando tengo plata y puedo cocinar para el resto dejo dos o tres comidas’”.

“Para mi esa persona hace que hoy sigamos con la heladera social, hace que fomente eso, esa persona ‘me hizo’ la heladera todo este año”, sostuvo.

Acerca del compromiso, o la falta de este, por parte de la sociedad jujeña, Insausti señaló “creo que hablar de sociedad es muy amplio, hay veces que uno no puede ver la necesidad del otro porque no puede satisfacer la propia y es lo que hoy está pasando, pero también hay casos como el que les relate que por más que él tiene sus necesidades decide guardar plata para el mes que viene y dar comida, él sabe que es importante dejar un plato de comida para que alguien no pase hambre, porque hay muchas familias que tienen varios hijos y deben darle de comer a todos”.

“En ese sentido vamos a reflexionar para que la sociedad no se ciegue en sus necesidades propias si no poder ver las necesidades del otro ya que a veces son más grandes que la que uno tiene”.