Cocinas, hornos y calefones eficientes que permiten el desarrollo sustentable en Quebraleña

Jujuy al día® – Se entregó equipamiento para el desarrollo de cocinas eficientes en la comunidad de Quebraleña, departamento Cochinoca,para la recuperación de los suelos y territorios degradados en las zonas áridas de la provincia, en el marco del proyecto de lucha contra la desertificación de áreas secas del noroeste argentino impulsado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

La Ministra de Ambiente, María Inés Zigarán, junto al Coordinador Nacional de Manejo Sustentable de Tierras del Ministerio de Agricultura de Nación, Hugo Iza, y acompañada del Coordinador de la Secretaría de Agricultura Familiar-delegación Jujuy,Hugo Sánchez, entregó el equipamiento para la construcción de 14 cocinas, hornos y calefones eficientes en Quebraleña que beneficiarán a las familias del lugar.

Se trata de un Programa financiado por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF) y ejecutado de manera conjunta por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Nación y el Ministerio de Ambiente de Jujuy, a través de la Dirección de Ordenamiento Ambiental del Territorio y la Dirección de Manejo y Uso del Suelo de la Secretaría de Desarrollo Sustentable.

En la oportunidad la Ministra Zigarán valoró el trabajo desarrollado por todos los actores, destacando que “estas cocinas y los hornos eficientes significan una oportunidad para que los habitantes de la comunidad puedan contar con un recurso para el uso doméstico y para un aprovechamiento sustentable de los recursos; pero también para que como comunidad puedan mejorar su calidad de vida en términos sociales y ambientales”.

Luego de compartir el saludo del Gobernador Gerardo Morales “con quien coincidimos en la vocación y el compromiso de trabajar en territorio y directamente con los actores involucrados”, la titular de la cartera ambiental dijo: “con estos recursos se benefician las familias de Quebraleña, a través de un proyecto que permite además de favorecer el desarrollo de capacidades locales, la reducción de la presión sobre el territorio y sobre las especies arbóreas y vegetales del lugar, lo que en términos ambientales es muy significativo”.

Desarrollo sustentable local

Por su parte, Hugo Iza se refirió a los dos grandes objetivos del proyecto. “Por un lado –dijo el referente nacional- se mejora la calidad de vida de las personas que viven en la Puna de Jujuy, ya que se los empodera para que adquieran capacidades que les permita construir un núcleo de trabajo como lo son las cocinas, los horno y los calefones eficientes. Y por el otro encontramos la posibilidad de desarrollar técnicas que preserven el ambiente de la zona”.

Sobre este último punto particular, Iza relató que en lo concreto las familias necesitan de leña proveniente de especies que generalmente son nativas y que son aprovechadas como recurso combustible para calentar agua para distintos quehaceres. A lo que se suma el particular ambiente de la Puna, donde las temperaturas diarias son extremas y escasean las precipitaciones, lo que genera escases de vegetación.

“Por esto la presión sobre las especies arbóreas nativas es muy grande”, dijo el funcionario de Nación. Y agregó que “así las cocinas, los hornos y los calefones ahorradoras de leña, se convierten en un recurso que además conserva el ambiente de la Puna, custodiado por las comunidades que viven allí”.

El Ing. Hugo Sánchez, coordinador de la SAF, dijo por su parte que “desde el Ministerio de Ambiente nos solicitaron que colaboremos con la capacitación y el seguimiento de éste proyecto. Los técnicos de la SAF y del Ministerio de Producción son los formadores que tuvieron a cargo las capacitaciones para la comunidad”.

“La idea es –insistió- formar gente que pueda capacitar a otras personas, con la experiencia que les estamos brindando para que así toda la comunidad pueda generar este tipo de proyectos, colaborando para favorecer sobre todo el arraigo en el lugar, brindando comodidades y oportunidades de desarrollo”.

Finalmente, Graciela Sajama, vecina de Quebraleña, se expresó en nombre de la comunidad diciendo que “estamos contentos de haber recibido los materiales y la capacitación para la construcción de esta cocina y el horno de bajo consumo de leña, lo cual es muy importante para nosotros porque la leña de Quebraleña se va acabando, y cada vez tenemos que ir más lejos a buscarla”.

La comunera se refirió además a las expectativas de la comunidad diciendo que “tenemos esperanza de poder usarla pronto ya que el agua actualmente se calienta en un fueguero a cielo abierto, donde también cocinamos. Para ello todos los días tenemos que juntar la leña de los queñuales, charcoma, inca, rica rica, tola, etc. Y para conseguirla tenemos que caminar dos horas aproximadamente. Con esto vamos a tener menos sacrificio”.