Inclusión social a través de la política ambiental

Jujuy al día® – Chicos de la Asociación de Protección al Paralítico Cerebral (APPACE) recibieron un taller en el Centro de Atención a la Fauna Autóctona de Jujuy (CAFAJu), que depende del Ministerio de Ambiente de la provincia, como parte de la política de inclusión impulsada por el organismo.

El CAFAJu, que integra la secretaría de biodiversidad del ministerio de ambiente abre permanentemente las puertas a niños, niñas, y jóvenes de la provincia, como parte de un trabajo en educación ambiental vinculado con la flora y fauna local.

En esta oportunidad, en un trabajo articulado con el ministerio de educación, recibieron a niños, niñas de APPACE, con el fin de que éstos sean los agentes de promoción del cuidado, respeto y la protección del ambiente y los animales silvestres que habitan en el Centro.

Como parte de un trabajo de inclusión social a chicos con capacidades diferentes que se promueve desde el Gobierno Provincial, los visitantes pudieron conocer distintas especies de animales silvestres, aprendieron sobre sus características, los servicios que brindan, modos de vida; además de la diferenciación que se les explicó respecto a los animales domésticos.

El director de planificación estratégica del ministerio de ambiente, Oscar Unzaga, promotor de la iniciativa, explicó que “a través de estos trabajos fomentamos la inclusión de personas con discapacidad, y en esta oportunidad en un espacio al aire libre como el CAFAJu donde los visitantes pueden tomar contacto con la naturaleza, con la riqueza de la biodiversidad de nuestra provincia”.

Por otra parte, el Coordinador del área recreativa de APACCE, profesor Mauricio Peralta, sostuvo que “las expectativas de los chicos que asistieron eran inmensas, sabiendo q íbamos a ver animales que no son habituales para nosotros, sobre todo teniendo en cuenta que estos chicos no siempre tienen el acceso a estas actividades. Nosotros partimos del tema de la inclusión social, y que hagan actividades como las hacemos todos”.

Ambos referentes destacaron que el objetivo fundamental era que los niños y las niñas aprendan sobre la fauna local, la diferencia con las mascotas, y que los animales silvestres no deben ser llevados a los hogares porque sufren y luego muchos no pueden volver a vivir en su hábitat natural.