Gerardo Morales: “Los juzgados de Violencia de Género van a ser un gran aporte en esta lucha”

Jujuy al día® – El gobernador Gerardo Morales ponderó el valioso progreso que experimenta la transformación judicial iniciada en 2015 en la provincia, proceso que se sustenta en la constitución de nuevos juzgados especializados y la designación de magistrados y funcionarios por concurso y oposición.

En estos términos se expresó al participar de la ceremonia de asunción de las juezas de primera instancia especializadas en Violencia de Género, Isabel Cruz Martínez y Liliana Francisca Pellegrini, fuero concebido para dar la batalla cultural contra este flagelo que enluta a todo el país.

“Los juzgados de Violencia de Género van a ser un gran aporte en esta lucha, y la manera con la que han trabajado desde el Superior Tribunal de Justicia para su implementación, hablan a las claras de cuál es el camino a seguir en este sentido”, ponderó el mandatario

A su turno, las flamantes juezas especializadas en Violencia de Género de San Salvador y de San Pedro, Isabel Cruz Martínez y Liliana Francisca Pellegrini respectivamente, destacaron la importancia de que Jujuy implemente esta política, afirmando que desde sus respectivas áreas “vamos a trabajar para darle una solución con una perspectiva de género”.

En la oportunidad, también fueron posesionados Esteban Javier Arias Cau, Elba Rita Cabezas y Ana María del Huerto Sapag, flamantes jueces de la Cámara Civil y Comercial.

La cobertura de los juzgados especializados creados por Ley Nº 5897, acentúa la iniciativa del Poder Ejecutivo para atender eficazmente la crítica situación instalada en la provincia a partir de los reiterados casos de violencia de género, que plantean la necesidad de instituir órganos institucionales que garanticen no sólo acceso a la justicia, sino también la tutela jurisdiccional de las víctimas.

Por otra parte, de acuerdo a la reglamentación definida por el Superior Tribunal de Justicia, los juzgados especializados además de nuclear en un fuero único el tratamiento de aspectos penales, civiles y de familia, están facultados para ordenar el proceso. En este escenario, pueden disponer  las medidas que resulten pertinentes a fin de resguardar a quienes corran el riesgo de padecer actos de violencia, esclarecer hechos denunciados y establecer el paradero del presunto agresor.