Litio: muchos proyectos y poca producción

Jujuy al día® – Desde hace unos años la Argentina entró en el mapa mundial del litio, a partir de la existencia de grandes cantidades del recurso pero en especial por la fuerte demanda de la industria electrónica. Celulares, tablets, notebooks, cámaras fotográficas utilizan baterías de ion-litio, pero también se usa el mineral en la industria farmacéutica (para tratar el trastorno bipolar), el sector cerámico, del vidrio y algunos lubricantes.

La Puna argentina integra junto al sur de Bolivia y el norte de Chile lo que se denomina el “triángulo del litio”. En esa región se concentra la mayor parte de los recursos mundiales del mineral y nuestro país tiene entre 10% y 15% del total en las provincias de Jujuy, Salta y Catamarca.

Según publicó el diario Clarín, en los últimos meses creció el interés de inversores canadienses, australianos, chinos e incluso chilenos por la extracción de litio en el país y ya hay anuncios de inversión por más de US$1.000 millones. Lo que revolucionó el mercado es el desarrollo de autos eléctricos y el objetivo de China de meterse de lleno en este negocio. Nadie duda del potencial que tiene el litio, pero muchos aclaran que no hay que dormirse porque la oportunidad puede pasar sin que podamos aprovecharla.

A perforar

“Hoy hay muchas mineras junior y operadores nuevos perforando, al punto que cuesta encontrar máquinas de perforación”, asegura Facundo Huidobro, presidente de la Cámara Minera de Salta. Reconoce que hay un “franco crecimiento de la demanda” por los autos eléctricos pero admite que “en el futuro quizá haya otra tecnología y no exista más la demanda, por eso es muy importante desarrollarlo hoy”.

Sergio Echebarrena, titular de la Cámara Argentina de Proveedores de la Industria Petro Energética, apunta que “el litio es importante pero ¡ojo! que tampoco es petróleo, que todavía se va a necesitar por mucho tiempo. En algún momento puede aparecer otra tecnología para las baterías y ahí el litio perderá relevancia”, sostiene.

En marzo pasado, de visita en el país, Tom Hogson, CEO de Lithium Americas, compañía canadiense que gestiona el proyecto de litio en el Salar Caucharí-Olaroz (Jujuy) en alianza con la chilena SQM (cada una tiene el 50% de Minera Exar), destacó que “Argentina podría convertirse en el primer productor mundial de litio” y anunció una inversión de US$500 millones para este proyecto. Esta semana hizo lo propio SQM, anunciando una inversión de US$100 millones más.

En la actualidad hay más de 30 proyectos en curso, en distintas fases de desarrollo, pero apenas dos en etapa de producción: FMC Minera del Altiplano en Catamarca y el proyecto Olaroz de Sales de Jujuy S.A. Además, hay seis proyectos en fase de factibilidad ambiental y económica o a la búsqueda de inversores para la producción. El resto está en etapas más incipientes y aún faltan de tres a cuatro años para que se conviertan en minas productivas.

Otra noticia relevante corrió por cuenta de la canadiense Enirgi Group que anunció una inversión de US$300 millones para su proyecto en el Salar del Rincón, Salta. La australiana Galaxy Lithium busca inversores para que ingrese en producción el proyecto que tiene en Jujuy. Fuentes de la empresa dicen que necesitan US$375 millones. En tanto, Sales de Jujuy pretende duplicar su producción desde ahora a 2020 y para eso invertirá US$160 millones más.

Industria local

Más allá de la extracción en los salares, lo realmente interesante para el país es la instalación de fábricas de baterías de litio cerca de los salares, para desarrollar la industria y crear empleo local. En este sentido está trabajando Y-TEC (YPF y Conicet), en tanto Toyota Tsusho Corp. es socia en Sales de Jujuy, pero por ahora no hay mucho más.

David Guerrero, presidente de la filial argentina de Galaxy Lithium, explica que el litio no es un commoditie, sino que el carbonato de litio se produce a la medida del cliente. “En 2015 el mercado global produjo 160.000 tn LCE (equivalentes en carbonato de litio) a 6.500/7.000 US$/tn. El año pasado cerró en 185.000 tn/año con un precio de referencia cercano a US$12.000 y en 2017 podría llegar a 15.000 US$/tn”, impulsado por la demanda china.

Por su parte, Miguel Soler, secretario de Minería de Jujuy, asegura que se “busca desarrollar toda la cadena de valor, más allá del recurso mineral” y explica que la provincia participa a través de JEMSE del 8,5% de los proyectos Caucharí y Sales de Jujuy. Consultado sobre el boom inversor, señala que “los inversores extranjeros evalúan el panorama general de la economía” y reconoce que “no es fácil convencerlos para que vengan al país”.