Instalaron cocina eficiente en la Puna jujeña

Jujuy al día® – El Ministerio de Ambiente continúa fortaleciendo prácticas para la recuperación de los suelos y territorios degradados en las zonas áridas de la provincia, en el marco del proyecto de lucha contra la desertificación de áreas secas del noroeste argentino, impulsado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Se trata de un Programa financiado por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF) y ejecutado de manera conjunta entre el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Nación y el Ministerio de Ambiente de Jujuy.

En esta oportunidad, desde la Dirección de Ordenamiento Ambiental del Territorio y la Dirección de Manejo y Uso del Suelo de la Secretaría de Desarrollo Sustentable, ambas dependientes del Ministerio de Ambiente provincial, se llevó adelante un taller y posterior construcción de una cocina eficiente, modelo para el aprovechamiento de las comunidades de la Puna.

Según informaron la Directora de Ordenamiento Ambiental del Territorio, Susana Amador, punto focal del proyecto en la provincia, y la Subdirectora del área, Paula Mogni, se trabajó en la zona desértica y árida de Quebraleña.

“La Ministra María Inés Zigarán nos ha pedido que trabajemos en la implementación de prácticas y acciones que permitan un manejo sustentable y la recuperación de los suelos, pero también y sobre todo con acciones que tengan un impacto social además de ambiental, y que mejoren la calidad de vida de las poblaciones de la Puna”, manifestó Paula Mogni.

En lo especifico, junto con el Coordinador Nacional de Manejo Sustentable de Tierras, del Ministerio de Agricultura de Nación, Hugo Iza, y el Coordinador Provincial, Nicolas Buitrago, viajaron hasta la comunidad de Quebraleña para dictar un taller y proceder a la construcción de una cocina eficiente que sirva de modelo para luego ser replicada en la experiencia de los otros 14 beneficiarios del proyecto.

“Se trata de cocinas que calientan más con menos leña, y permiten una reducción en la presión sobre el territorio y sobre especies arbóreas y vegetales que se utilizan como combustible en la zona; y también disminuyen las emisiones de monóxido y dióxido de carbono”, explicó la Subdirectora de Ordenamiento Ambiental Territorial.

Y agregó que “particularmente es una acción que permite mejorar la calidad de vida de la población porque implica una presión mucho menor en el ambiente que rodea al lugar donde viven, y también permite destinar menos tiempo a la búsqueda de recursos que sirvan para obtener beneficios como cocinar y resguardarse del frio”.

Proyectos que incorporan la perspectiva de género

Según explicaron las coordinadoras del proyecto, para las mujeres que habitan la Puna y que estaban trabajando en este proyecto la disponibilidad de una cocina de este tipo era muy importante porque al estar construida con una estructura de adobe alejaba el cuerpo de la mujer de la cocina que utilizaban y que les generaba mucho calor.

Detallaron que no es un dato menor, puesto que les permite destinar menos tiempo y esfuerzo en la búsqueda de recursos para el uso doméstico de la cocina, porque son ellas quienes realizan esta tarea, e invertirlo en iniciativas que les permitan un desarrollo personal.

“Aquí se ve como una acción concreta que tiene que ver con la relación del hombre y la naturaleza, mejora la calidad de vida de manera genérica. Por eso este proyecto incorpora esta  visión que es muy importante para el desarrollo sustentable, la visión de género”, sostuvo Mogni refiriéndose además a la política de género que la ministra Zigarán promueve dentro de las acciones de la institución que conduce.

Finalmente, destacó el trabajo con otros espacios que participan en la ejecución del proyecto, como por ejemplo la Secretaría de Agricultura Familiar (SAF) y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

“Por decisión también de la ministra trabajamos de manera coordinada y combinada con otras instituciones que también están en el territorio. Lo que nos permite llegar de otra forma y extender el campo de acción beneficiando a las personas que habita la Puna”, concluyó Paula Mogni.