Crimen de los pastores: detuvieron a dos salteños por los homicidios

Jujuy al día® – En diálogo con nuestro medio, el Fiscal de Investigación N° 9, José Alfredo Blanco, brindó detalles de la investigación en torno al doble homicidio de los pastores Orlando Patuto de 48 años y Manases Espíndola de 21 años, la cual ya cuenta con dos personas detenidas sospechadas del hecho.

Al respecto, el Fiscal Blanco señaló a JUJUY AL DÍA® que “es una causa difícil y compleja, tiene un volumen inusitado para este tipo de delito. Las situaciones que rodean al evento no son las habituales que se investigan en nuestra región”.

“Al día de la fecha, por las pruebas que tenemos, logramos detener a dos personas de la vecina provincia de Salta, específicamente de la ciudad de Tartajal. Uno fue detenido el 21 de febrero y el otro el 22 de marzo”.

Indicó que “se cumplieron todas las medidas procesales con los detenidos, los familiares de las víctima designaron a un querellantes que ya forma parte del expediente, y han venido a declarar personas de Buenos Aires, Santa Fe Formosa, de distintos lugares que recorrieron estas pastores. Tenemos medidas incluso a efectuarse la semana que viene”.

Acerca del móvil del doble homicidio, señaló que “aún no tenemos el móvil. De hecho, las circunstancias que rodean el evento son llamativas. Se puede recordar un caso similar con el asesinato del joyero Colque, pero era distinto con una víctima oriunda de esta provincia es más fácil establecer sus vínculos y demás relaciones que pueda haber tenido, en cambio estas personas tenían domicilio en Santa Fe y habían recorrido todo el país en su tarea, por eso se libraron medidas a distintas jurisdicciones judiciales que están llegando, para saber si fueron amenazados, etcétera”.

“Son todas hipótesis hasta ahora, lo que sí está claro es que ya los venían buscando hace varios días, hasta que los hallaron el 10 de enero y luego fueron hallados sin vida”.

Recordemos que los cuerpos de los pastores evangélicos fueron hallados la tarde del viernes 13 de enero, luego de haber estado desaparecidos más de tres días.

Ambos pastores fueron ejecutados y su muerte fue producto de “disparo con arma de fuego y TEC producido por disparo de un arma”, por lo que la Fiscalía que investiga el crimen caratuló el hecho como “Homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego”.

Fueron hallados boca abajo y maniatados, con al menos un disparo de arma de fuego en la cabeza.