El CAFAJU para la educación en la biodiversidad

Jujuy al día® – En un nuevo año de trabajo, el Centro de Atención de la Fauna Autóctona de Jujuy (CAFAJu) que depende del Ministerio de Ambiente, reforzará los trabajos de recuperación de animales silvestres y apostará a la educación de la población, según lo informó el actual Secretario de Biodiversidad, Javier Gronda.

El Secretario de Biodiversidad, Javier Gronda, que junto al Secretario de Desarrollo Sustentable, Antonio Alejo; y el Director de Recursos Genéticos y Biodiversidad, Álvaro Núñez, participaron recientemente de la liberación de un tucán (Ramphastos Toco), y de un caraguay (Tupinambis Rufescens), y anunciaron que apostarán fuertemente a la educación ambiental este año.

El funcionario valoró el rol del espacio al decir que “en este Centro importante para la provincia, en el cual trabaja un grupo de profesionales sumamente capacitados y responsables, seguimos atendiendo a los ejemplares de fauna silvestre nativa que por algún motivo llega al mismo; ya sea por decomisos, por denuncias de vecinos, o por sufrir algún tipo de accidente o ataque de otras especies animales o por accionar del hombre mismo”.

Según Gronda, “el CAFAJu tiene un rol fundamental en el recupero de estas especies para volver a insertarlas a su lugar de origen, pero también se trabaja mucho en la educación a la población”.

Y agregó que “este año vamos a realizar una labor muy fuerte con las escuelas y los chicos para que sean los agentes de promoción del cuidado, el respeto del ambiente y la protección de los animales silvestres. El CAFAJu será un espacio de concientización y educación en el cuidado de las especies y su hábitat”.

Recuperación y liberación de especies

A propósito de la liberación del tucán y el caraguay, el coordinador del CAFAJu, Roque Yapura, brindó precisiones sobre el lugar donde los encontraron y el procedimiento de rehabilitación.

“El tucán, que fue encontrado pichón, llegó al CAFAJu proveniente de Santa Clara. Tenía aproximadamente un mes de vida, y cayó de su nido luego de que un árbol fuera derribado. Al ser tan pequeña el ave necesitaba atención y asistencia personalizada. Por eso desde un principio se le dio de comer con jeringa cada dos y tres horas, hasta que aprendió a alimentarse por sí sola y luego se la puso con el resto de las aves alojadas en el CAFAju”.

Según Yapura, quien junto a la médica veterinaria Pamela Merlonghi trabajaron para recuperar a los animales, el tucán no requirió ningún tipo de medicación ya que solo había que colaborar en su crecimiento, alimentación y cuidados básicos las veinticuatro horas del día.

Luego de que el ave fuera capaz de alimentarse por sus propios medios, se observó su comportamiento y con casi tres meses de vida y buen estado sanitario, se decidió su liberación.

Por otro lado, el equipo del CAFAJu también recuperó un Lagarto Overo o caraguay, una especie que se distribuye en toda el área de la región de chaco serrano de Jujuy, Salta, y Tucumán. El equipo técnico, luego de recuperar al animal a través de una alimentación rica en nutrientes, sugirió la reintroducción a su hábitat natural.

Al momento de su liberación se le colocó una “mueca” o anillo, para poder identificarlo en caso de que se lo vuelva a localizar por algún motivo. Así se podrá ver su evolución y crecimiento, lo que es muy importante para diversos estudios en biodiversidad.

El coordinador del CAFAJu explicó que “en líneas generales, una vez que ingresa un ejemplar al Centro, se le da una asistencia primaria básica para ver su estado, y pasa a un proceso de cuarenta días en observación. Una vez que pasa ésta etapa, se inicia el trabajo de rehabilitación del animal, tanto física como sanitaria, que en cada animal varía, dependiendo de su estado”.

“Cuando el equipo técnico considera que el ejemplar está en buenas condiciones físicas y sanitarias –agregó-, se lo libera en su hábitat natural. También puede pasar que no se lo pueda rehabilitar, es decir que no pueda sobrevivir por sus propios medios en su hábitat, en ese caso se lo mantiene en el CAFAJu”, detalló Yapura.

Julio Mamaní, colaborador en el CAFAJu, quien trabajó en el Centro de Rehabilitación de Aves Rapaces de Tucumán, fue quien realizó tomas de datos biométricos de los animales a ser liberados, y les colocó anillos para su seguimiento. El colaborador explicó finalmente que “esto es para que haya un registro más certero de la liberación en el caso de que el animal sea observado o fotografiado, y hacer así un seguimiento del mismo”.