Adicción al juego: “hay distintas modalidades de juegos y el problema de internet es serio porque ni nos enteramos”

Jujuy al día® – En el marco de la celebración del Día Internacional del Juego Responsable, nuestro medio entrevistó a Agustín Yecora, Director de Adicciones dependiente de la Secretaria de Salud Mental y Adicciones del Ministerio de Salud de la provincia, quien se refirió a la situación en torno al juego compulsivo en la provincia y a las estrategias que se plantean para prevenir y tratar la patología.

Agustin Yecora- Foto: Edgardo Valera

En declaraciones al diario JUJUY AL DÍA®, Agustín Yecora explicó que “cualquier conducta se vuelve compulsiva o se vuelve un problema para la salud cuando afecta la funcionalidad social, laboral, económica, académica, de una persona, la cual actúa de determinada manera pero a partir de cierta conducta repetitiva que si no se produce genera un malestar, ocasiona estas dificultades en estas áreas funcionales y un déficit en la calidad de vida de las personas y sus allegados”.

“Ahí se vuelve compulsivo, porque hoy ya se sabe que cualquier conducta que activa el circuito del placer y recompensa, pueden generar cierta dependencia y, al no repetir esa conducta, no se genera esa sensación de placer”.

Agregó “este es el mismo circuito que se activa con una sustancia como una droga, alcohol, o también el beso de una persona, o comer chocolate. Por supuesto que hay sustancias como la cocaína que lo activa en mayor grado pero este es el mecanismo biológico de una persona cuando no puede razonar en ciertas situaciones y ahí necesita ayuda porque no está pudiendo valorar un grado de prioridades, y empieza en un circuito donde depende de esta sustancia o esta conducta, como el juego”.

Respecto a la cantidad de personas que padecen esta patología en Jujuy, Yecora comentó que “lo que antes se llamaba ludopatía hoy se llama juego patológico, y a nivel asistencial no se registra un índice importante, de acuerdo al Observatorio Provincial de Salud Metal y Adicciones, pero no quiere decir que no exista, existe y hay un subregistro. Muchas veces se registran nombrados de otra manera y no se identifica como tal, sino como otra enfermedad mental que muchas veces acompaña estos problemas relacionados con el juego”.

En relación a las características de un jugador compulsivo señaló que “no hay una prevalencia, además no lo podría decir en cuanto a las estadísticas provinciales debido al subregistro, tiene un sesgo. Afecta a todos los grupos etareos, no hay distinción de sexo, pero hay distintas modalidades de juegos y el problema de internet es serio porque ni nos enteramos”.

En este sentido, JUJUY AL DÍA® consultó al Director de Adicciones sobre el juego compulsivo virtual, Agustín Yecora manifestó “por supuesto que existe, hoy ya existe la nomofobia o la adicción al celular. De hecho el año pasado realizamos un proyecto que consistía en que los alumnos del secundario de la provincia hagan un cortometraje y puedan realizar un diagnóstico participativo y nos llevamos la sorpresa de que muchos los videos eran relacionados a la adicción al celular”.

Acerca de las estrategias para prevenir la patología, mencionó que “es clave trabajar en prevención porque si la gente no tiene la información, los servicios no tienen la información, tanto los de salud como los que brinda la comunidad, se complica. Debemos tratar de fomentar que la gente se divierta, pero cuidarnos entre todos porque el Estado no puede estar presente en todo. Es importante que esto se replique en la sociedad porque si la comunidad no participa los resultados son más duros y principalmente, para los que estamos en salud, es muy difícil atender esa demanda”.

“Hay que trabajar en prevención, y esto tiene niveles: está la prevención universal, que es para toda la comunidad; la prevención selectiva por cada área, con sus formas. En este caso hablamos del juego, y no es lo mismo un bingo que una lotería o un casino”.

Explicó que “el desafío de este año es trabajar con el Banco de Desarrollo para poder generar un sistema de los llamados ‘autoexcluidos’. Son personas que identifican el problema y que ingresan en un registro, cuidando su identidad, que evita que puedan ingresar a estas bocas de juego. Se está discutiendo, se está armando, la idea es avanzar porque hay experiencias muy buenas en Argentina”.

Agregó “esto tiene que ser voluntario, no podemos obligar a una persona, salvo que haya alguna causa de salud mental que haga que esta persona no esté consciente en ese momento. La persona reconoce que tiene un problema con el juego y se activa todo un sistema para el cuidado de la misma, ellos firman un consentimiento informado para este mecanismo de actuación si lo necesita”.