Amplio accionar policial en la zona de catástrofe

Jujuy al día® – El alud en Bárcena, Volcán y Tumbaya es una de las tragedias más fuerte que sufrió el pueblo jujeño. Representó un caos  que demandó inmediata organización, búsqueda y solidaridad.

Desde todos los sectores de la provincia llegó la más desinteresada ayuda, encarnada en miles de voluntarios dispuestos a colaborar con los lugareños que perdieron parte o todo su patrimonio y hasta la vida misma.

Los cuadros de la Policía de la Provincia no fueron la excepción y desde un primer momento una gran cantidad de ellos fueron destinados a brindar no sólo seguridad, sino también control, ayuda, acompañamiento, trabajo y prevención.

Fueron los primeros en llegar y, junto con sus distintos cuerpos organizados, se dirigieron presurosos a rescatar personas, a desviar los vehículos para neutralizar el caos y a trasladar a las personas que necesitaban atención médica. Así, sin dudarlo, asumieron su rol, el de brindar seguridad, protección y prevención.

Funcionarios y autoridades del área de Seguridad de la Provincia, elaboraron un plan de contingencia y evacuación, robustecido por un esquema de servicio de prevención, llevado a cabo desde el primer momento de la catástrofe, a través de un modelo de trabajo conjunto con la Coordinación de Emergencias, Bomberos, Policía, Seguridad Vial, Infantería, CEOP, SAME, Vialidad Provincial, Gendarmería Nacional Agrupación IX, Ejercito Argentino y Dirección de Tránsito de la Policía.

Por día, 250 efectivos, entre agentes y suboficiales, seis oficiales jefes y seis oficiales jefes superiores fueron a trabajar a las zonas afectadas. Hasta el día de hoy continúan allí.

Los miembros de la familia policial tuvieron a cargo durante los primeros cinco días posteriores al alud, de 950 asistencias de traslados de evacuados, 16 asistencias alimentarias y traslado a zonas alejadas, 12 asistencias de evacuación de emergencias hospitalarias y 160 despachos de unidades de trasporte de pasajeros en trasbordo (7.200 personas).

En este escenario, Seguridad Vial ordenó, controló y se encargó de regularizar el tránsito diariamente por la Ruta Nacional Nº 9, así como organizar la vuelta a la normalidad del paso de camiones y vehículos particulares.

Además, se puso a disposición del Comité Operativo de Emergencia (COE) 3 camiones, 17 camionetas, 6 autos, 8 motos, 6 equinos, 2 cuadriciclos y una autobomba.

Policías y bomberos fueron quienes buscaron incesantemente durante 12 días a Elena Zambrano y su hijo Juan Carlos Zambrano, hasta encontrar sus cuerpos el 22 de enero.

Hoy continúan trabajando, las consecuencias de la tragedia siguen estando presentes en las tres localidades afectadas, donde el Gobierno de Jujuy sigue actuando para recuperar lo perdido, reconstruir los pueblos y normalizar la vida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.