Aseguran que diario de Buenos Aires pretende ver connivencias en vez de cooperación interpoderes

Jujuy al día® – Frente a las publicaciones realizadas por el matutino nacional Página/12 y las manifestaciones de organismos sociales y políticos, atribuyendo “connivencia” entre los poderes Ejecutivo y Judicial de Jujuy para perjudicar la situación de Milagro Sala por la próxima visita de organismos internacionales, basándose en el contenido de presuntos correos electrónicos entre abogados, funcionarios provinciales y nacionales, y jueces del Superior Tribunal de Justicia, se hace necesario aclarar lo siguiente:

El Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, ha aceptado la invitación efectuada por el gobierno argentino a solicitud del Gobernador de Jujuy, y concurrirá próximamente al país. Asimismo, el gobierno nacional ha invitado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a sesionar en nuestro país, oportunidad que será propicia para que visiten la Provincia.

En esas condiciones, resulta imprescindible para todos los poderes públicos de la Provincia coordinar, en un marco de transparente acceso a la información, los detalles acerca de la mejor manera de suministrar toda la documentación disponible a dichos organismos, de forma de que cuenten con la mayor cantidad de elementos para conformar su propia opinión. Sin perjuicio, claro está, de que los comisionados e integrantes del Grupo de Trabajo contarán con todas las facilidades y colaboración de las autoridades para actuar y recabar todos los datos que entiendan pertinentes.

Por ello, se ha solicitado a la Presidenta del Superior Tribunal de Justicia intercambiar opiniones sobre el modo que se entregará la información (copias de los expedientes, resúmenes, listados de  todas  las  personas que  han  declarado, entre otros), o las reuniones con organismos, asociaciones, jueces, fiscales, testigos, denunciantes o víctimas. Estas últimas cobran particular relevancia, pues los jueces se han basado en los testimonios de numerosas víctimas para fundar la  detención provisoria de Milagro Sala. También se ha pedido a funcionarios de la Cancillería argentina información acerca de las modalidades usuales que tienen visitas de esta naturaleza.

Como se advierte, la supuesta “connivencia” entre los poderes no es tal. Por el contrario, se trata de cooperación, de buena fe, con los organismos internacionales para la solución de la controversia, respetando los compromisos que tiene asumidos la Argentina, como así también el espacio que tienen los jueces en la apreciación de los hechos de la causa en búsqueda de la verdad y la justicia. Engañar a los expertos internacionales es precisamente lo contrario: impedirles tomar contacto con los expedientes, con las autoridades judiciales o con quienes han sufrido los atropellos, arbitrariedades y abusos presuntamente cometidos por Milagro Sala.