Fiad: “la situación sanitaria está controlada”

Jujuy al día® – A casi una semana del aluvión en el Departamento de Tumbaya, el Ministro de Salud de Jujuy, Mario Fiad hizo un balance sobre cómo se viene trabajando desde este sector y la situación actual de los afectados.

El Ministro Mario Fiad destacó que “la situación sanitaria está controlada en las localidades de Volcán, Tumbaya y Bárcena. Al mismo tiempo, tenemos que enfatizar el compromiso y la voluntad de los equipos de salud que, desde hace casi seis días, se encuentra trabajando de forma incansable y de manera sostenida para garantizar todos los servicios requeridos por las personas afectadas por este fenómeno natural.” Además, agradeció de modo particular a los profesionales de salud que se presentaron espontáneamente y de forma voluntaria.

Otro aspecto que resaltó el funcionario es la tarea que lleva a cabo, desde el primer momento, el Servicio de Asistencia Médica de Emergencia (SAME), “sigue prestando servicios para el traslado de los afectados a los hospitales centrales, ubicados en nuestra capital, tanto al Hospital de Niños y al Nosocomio Pablo Soria. Hasta el momento, todos se encuentran fuera de peligro”.

Recalcó que se intensificó la vigilancia epidemiológica en la zona, debido a las posibles enfermedades que pueden aparecer post aluvión. Además advirtió que los equipos de salud están trabajando de forma constante en la contención y acompañamiento de los lugareños y turistas varados para lo cual se reforzó el recurso humano en la zona de Tilcara y Purmamarca, con personal proveniente de Humahuaca y Abra Pampa.

Fiad continuó detallando que “desde el primer día de trabajo, se instaló un Hospital de Campaña desde donde se articularon acciones con el Nivel Central y los equipos ubicados en la zona. A través de los helicópteros de Gendarmería Nacional se priorizaron las acciones de asistencia en salud, y además se diseñó un puente aéreo y terrestre para el traslado de insumos a la zona, apoyados por esta fuerza de seguridad”.

Respecto a los evacuados que fueron trasladados al Regimiento de Infantería de Montaña 20 “Cazadores de los Andes” (RIM 20), se encuentran contenidos y con atención psico-socio-sanitaria, haciendo principal foco en los niños y niñas como en los Adultos Mayores.

Recomendaciones para la comunidad

Desde el Ministerio de Salud se recomienda, a toda la población, atender y colaborar con las autoridades y personal presente en las localidades afectadas; es importante mantenerse lo más alejado posible del lugar afectado, aun cuando hayan transcurrido varios días. Después de un desplazamiento de tierra o aluvión pueden generarse nuevas inundaciones, estancarse el agua y otros deslizamientos.

Es fundamental escuchar la radio o, de ser posible, mirar la televisión para recibir información de emergencia, estado de caminos y rutas, números a los cuales comunicarse, acciones a realizar para cuidarse y proteger a su familia, y lugares comunes a donde dirigirse como centros de salud, puestos móviles, lugares para evacuados y refugiados, entre otros.

Después de la inundación

Los días posteriores a un fenómeno natural de este tipo, es importante tener en cuenta los siguientes consejos para evitar posibles complicaciones:

Descarte todo alimento o agua que esté o pueda haber estado en contacto con el agua de la inundación la cual no debe ser bebida o utilizada para lavar utensilios o preparar comida. Solo se recomienda consumir agua limpia y segura.

Escuche las advertencias que emite el Gobierno Provincial sobre el agua, para saber si es lo suficientemente limpia como para beberla o higienizarse, en caso de no poder consumir, use solamente agua embotellada, hervida para beber, cocinar, etc.

Si tuvo que evacuar, regrese a su casa solamente después de que las autoridades locales hayan dicho que es seguro hacerlo, además evite manejar vehículos por áreas inundadas y aguas estancadas. Ante la aparición de casos febriles y eventos gastroentéricos, consulte al centro de salud más próximo para su evaluación clínica.

El daño inicial que causa una inundación no es el único riesgo. Las aguas servidas de una inundación también pueden propagar enfermedades infecciosas, contener sustancias químicas peligrosas y causar lesiones.

Cuando regrese a casa, si la encuentra inundada límpiela con cuidado. Descarte todo artículo que no pueda lavarse ni limpiarse con una solución de cloro.

Por último, desde los equipos de salud   que se encuentran en la zona, se considera tener en cuenta la protección de las extremidades inferiores debido a la aparición de  serpientes y alacranes, de esta manera evitar complicaciones ante posibles mordeduras y picaduras. Además se sugiere una correcta higiene de los pies antes y después de estar en la zona, para prevenir la aparición de micosis (hongos) en este sector del cuerpo.