Proyecto Puente: la restitución de derechos como objetivo

Jujuy al día® – Desde mediados del año pasado, un grupo de voluntarios jujeños se sumaron al Ministerio de Desarrollo Humano y a través de la Dirección Provincial de Protección Integral de las Personas Adultas Mayores conformaron el “Proyecto Puente”, destinado a trabajar junto a la población en situación de calle mediante un trabajo interdisciplinario de corto, mediano y largo plazo, con políticas públicas específicas que permitan satisfacer las necesidades más inmediatas pero intentando alcanzar la real superación de los problemas que sufre cada persona en cada caso particular.

Marina Ibáñez es la responsable del Proyecto “Puente” y explicó que el mismo está compuesto por un equipo de trabajo de 10 personas, en su gran mayoría voluntarios, que asisten todos los días de la semana a unas 150 a 200 personas en los barrios Azopardo, San Pedrito, Malvinas, Mariano Moreno, El Chingo, Belgrano y el micro y macro Centro de la capital provincial.

Detalló que como parte de su labor realizan recorridos periódicos por la ciudad, monitoreando a la población adulta que vive en la calle, sus microclimas y sus modificaciones, buscando evitar que estas instancias se vuelvan crónicas, mientras que por las noches se realiza la distribución de comida caliente, muchas veces el único alimento realmente nutritivo que las personas en situación de calle consumen en el día.

“Apuntamos a la restitución de derechos de las personas que viven en la calle, por lo que además de brindarles abrigo y comida, trabajamos con psicólogas y trabajadoras sociales de la Dirección de Adultos Mayores para la atención y contención”, expresó Ibáñez.

Respecto a las acciones que se generan desde el “Refugio Puente” que funciona por las noches en el Centro Ñocanchi, Marina señaló que “la creación del albergue significó generar un espacio de contención donde se planifican y ejecutan actividades que promueven el desarrollo integral de esta población y donde se analizan las problemáticas que enfrentan las personas que residen en la calle y las posibilidades y alternativas factibles para su re inserción en la sociedad o en su grupo familiar” refirió, remarcando como ejemplos la tramitación de documentos de identidad, jubilaciones o pensiones por discapacidad e incluso la restitución del vínculo con familiares, “es decir que apuntamos a una mirada integral” dijo.

Por último, la responsable del Proyecto Puente remarcó que “si bien avanzamos mucho en 2016, para el presente año pretendemos llegar a más gente, a más lugares y para ello buscaremos reforzar la interrelación con otros ministerios y reparticiones gubernamentales ya que la situación de las personas que pernoctan en la vía pública es compleja y delicada. Cada caso que tratamos es particular y con características únicas, por eso es tan importante el abordaje interdisciplinario, para eso el Estado en su conjunto debe trabajar con un mismo objetivo y hacia eso vamos” concluyó.

Desde el lanzamiento del Proyecto Puente y el Refugio que lleva el mismo nombre:

– Siete personas recuperaron su identidad al tramitar y acceder a sus nuevos documentos nacionales de identidad.

– Se logró la reinserción en el sistema de Mario G., de 34 años, quien ingresó al refugio en julio de 2016 y egresó en noviembre de ese mismo año al conseguir un trabajo estable como auxiliar mecánico en una empresa de transporte.

– Santiago R. inició y continúa su tratamiento en SEDRONAR. Esto le permitió volver a trabajar como albañil y en la actualidad dejó el refugio y vive en una vivienda que alquila.

–  Omar F., de 43, logró reinsertarse en su núcleo familiar.

– Enrique M., logró reencontrarse con su familia con quienes había perdido el contacto cinco años atrás. Esto se logró tras la gestión del pasaje para que retornara a la provincia de Santa Fé.

– Héctor A., se reinsertó laboralmente trabajando en una pizzería y ya se encuentra en condiciones de abandonar el refugio de manera definitiva.

– Juan V. R., de 68 años, inició las gestiones para una pensión por vejez.

– Javier C. de 47 años, inició las gestiones para una pensión por discapacidad.