Mensaje de Navidad de la Iglesia de Jujuy: en su mensaje, reflexionaron sobre el suicidio, la violencia y las adicciones

Jujuy al día® – En el marco de la celebración de la Navidad y el Año Nuevo, los Obispos de Jujuy, Monseñor Daniel Fernández, y el Obispo Prelado de Humahuaca, Pedro Olmedo, brindaron su mensaje a la ciudadanía jujeña, reflexionando sobre las problemáticas de los suicidios y las adicciones, entregándonos palabras para reflexionar.

¡CONSUELEN, CONSUELEN A MI PUEBLO DICE SU DIOS!

A nuestros queridos hermanos jujeños:

Al acercarse la fiesta de la Navidad, los Obispos de Humahuaca y Jujuy queremos acercarles una palabra de aliento y esperanza que brota de nuestro corazón creyente y del cuidado que debemos a nuestras comunidades.

Es estos días, hemos sentido una profunda compasión porque, entre tantas situaciones que nos aquejan como pueblo, hay una que ha nos golpeado muy fuertemente: lamentablemente hace tiempo que nos aquejan hechos de  suicidios, violencia y el avance de las distintas adicciones. Como Pastores queremos compartir estas sencillas reflexiones:

En primer lugar, nos dirigimos a ustedes, familiares, amigos y compañeros de quienes se han quitado la vida y les expresamos nuestra cercanía,  invitándolos a entregar a la misericordia de Dios los sufrimientos y la vida de esa persona que ha decidido dejarnos, quizá en un momento de desesperación y angustia que no podemos comprender. Los invitamos a confiar ese hecho inexplicable a la misericordia de Dios.

Unidos en nuestra Fe, alimentemos la esperanza de la Resurrección; comencemos a darnos cuenta de que es tiempo de perdonar y perdonarnos a nosotros mismos, unos a otros y en familia; es tiempo de comenzar a escucharnos y a hablarnos, de visitarnos y animarnos, de compartir alegrías y sufrimientos, de que cuando alguien tenga problemas busquemos soluciones juntos. Les recordamos que Jesús está en medio nuestro y nos sigue diciendo: “Yo estoy con ustedes, todos los días hasta el fin de los tiempos”.

En segundo lugar, nos dirigimos a vos hermano o hermana, que podés estar pasando por situaciones de tristeza, desesperanza, oscuridad, decepción o impotencia; nos atrevemos a decirte que en medio del sufrimiento no te quedes solo y encerrado en ti mismo,  busca a “alguien”, alguien que puede ser un familiar, un amigo, un compañero, un profesional, una persona sabia y acogedora del barrio, de la Iglesia o de alguna Institución cuya finalidad es brindar el bien a las personas. El primer paso es pedirle ayuda y poder comunicarle lo que estás viviendo, así como lo sientes. Es necesario que puedas abrir tú herida a alguien para que pueda ser aliviada y curada.

 El Señor conoce tu corazón, sabe todo lo que vivís; Él formó tu vida en el vientre de tu madre y te ama. Él tiene una misión para vos. Cuenta también con nosotros y con las comunidades de la Iglesia y con la solidaridad de tus hermanos jujeños.

En tercer lugar, acudimos a los funcionarios públicos, profesionales, comunicadores, educadores, sacerdotes, religiosos/as, agentes pastorales, comunidades eclesiales y a toda la gente buena y solidaria de nuestro pueblo sin distinción de raza, ni de credo: ¡Cada uno de nosotros seamos cuidadores y pastores de la Vida!

Cultivemos las actitudes y gestos que nos humanizan: escuchemos al otro con tiempo y atención, miremos a los ojos, hablemos con bondad y sinceridad, transmitamos confianza y paz, seamos justos y generosos con lo que le pertenece a cada uno.

Están en juego el valor de la vida y la persona. Que cada uno pueda jugarse enteramente para para que todos tengan Vida en abundancia y plenitud. ¡Feliz quién por amor y con amor cuida su vida propia y la de los otros!

Que en esta Navidad se afiance en nuestras familias el amor de unos por otros y el cuidado de los más débiles.  La Vida nueva que nos trae el Hijo de Dios hecho hombre en Belén irrumpa en nuestra vida y en nuestra sociedad, tan necesitada de su amor.  Que Dios los bendiga mucho y la Virgen los cuide:

César Daniel Fernández

Obispo de Jujuy

Pedro Olmedo Rivero

Obispo Prelado de Humahuaca