Grafitis en el Cerro Chañi: la joven que los había realizado subió a remediar el daño

remediacion-chani-1
Alina Tolaba limpiando sus grafitis

Jujuy al día® – Un equipo del Ministerio de Ambiente encabezó el proceso de remediación de una roca del cerro Chañi que había sido afectada de manera negligente con un grafiti por una persona que corrigió su conducta reconociendo el valor sagrado del sitio para las comunidades que habitan zonas cercanas y que se habían sentido agraviadas.

El Ministerio de Ambiente, luego de haber favorecido un espacio de diálogo propiciado por el dirigente indígena Delfín Segovia, propuso abordar el problema acercando las partes en conflicto: por un lado la persona que provocó el daño, junto a su familia; y por el otro, la comunidad que se sintió afectada, ya que tiene un vínculo espiritual especial con el cerro al que le rinden culto desde siempre. Participaron de este espacio además, el director de participación ciudadana del ministerio de ambiente, Oscar Unzaga y equipos técnicos de desarrollo sustentable.

El acuerdo entre las partes se construyó primariamente sobre la base de que los involucrados en la denuncia que oportunamente hiciera Armando Chuichuy, se comprometían a resolver el perjuicio desde el consenso y la solución conjunta. En este sentido, además del sumario ambiental realizado a la autora del daño al patrimonio natural, se ordenó un proceso de remediación garantizado desde el ministerio de ambiente provincial, y considerando que existía voluntad de remediar lo afectado.

Ascenso al Chañi

Concretamente, el ascenso al Chañi se inició el día sábado pasado, cuando el equipo emprendió el viaje vertical, primero hasta la “Jefatura del diablo” (paraje que se encuentra a unos 4.800 metros sobre el nivel del mar – m.s.n.m.) donde descansaron y procedieron inicialmente a una ceremonia a través de la cual pidieron permiso al cerro para poder llegar a la cumbre. Hecho que ocurrió a las diez de la mañana del día siguiente.

remediacion-chani-4Participaron del proceso cuatro brigadistas de la dirección de brigada del fuego del ministerio de ambiente, junto al geólogo Sergio Mamani, dependiente de la Secretaría de Desarrollo Sustentable; la autora del hecho, Alina Tolaba junto a su pareja y acompañada de su padre, Teodosio Tolaba; y el señor Armando Chuichuy, de la comunidad de El Moreno.

Una vez en el lugar, a 5.300 m.s.n.m. y unos 5 grados bajo cero, procedieron a la realización de otra ceremonia espiritual de desagravio al cerro, donde se pidió perdón y se agradeció la posibilidad de remediar lo mal actuado, con el compromiso de valorar el patrimonio natural de Jujuy.

A las once se inició el proceso de remediación de la pintada, que consistió básicamente en la remoción del material estampado en la roca a través de un método químico con un removedor de pintura, que no causo ningún efecto secundario perjudicial para el ambiente.

Luego de concluido el trabajo de remediación con una elevada efectividad, alrededor de las trece horas se emprendió el descenso para poner fin a un proceso que, según palabras de la ministra Zigarán, “nos tiene que servir para valorizar los recursos naturales y nuestro patrimonio, concientizando sobre la necesidad del cuidado y preservación, porque tenemos en nuestra provincia diversos escenarios naturales que en muchos casos son objeto de este tipo de acciones que no solo provocan un daño visual, sino que además y sobre todo impactan sobre recursos milenarios de un valor cultural inestimable”.