“Ni la justicia de Jujuy es lenta, ni la prisión de Milagro Sala obedece a motivos políticos”

Jujuy al día® – En diálogo con nuestro medio, el titular del Ministerio Público de la Acusación (MPA), Sergio Lello Sánchez, se expresó de esta manera al ser consultado por el pedido de la Canciller Susana Malcorra, quien indicó que la justicia jujeña debía tener mayor celeridad en resolver las causas contra Milagro Sala.

Lello Sanchez. Foto: Edgardo Valera
Lello Sanchez. Foto: Edgardo Valera

Al respecto, Sergio Lello Sánchez explicó en declaraciones al diario JUJUY AL DÍA® que “es necesario aclarar algunos detalles de la causa, que se denomina la ‘Mega Causa’, ya que tiene 80 cuerpos el expediente, y además tiene alrededor de 30 incidentes de nulidad planteados por la defensa que han ido siendo resueltos”.

“En nuestro ordenamiento jurídico existe la Ley N° 24.390 que es la reglamentación de un informe que emite la Comisión Internacional de Derechos Humanos en el año 1997, en su informe N° 2 que establece el límite temporal para la prisión preventiva el cual lo fija en 3 años, vale decir dos años con la posibilidad de extensión de un año más. Esa disposición es receptada en nuestro Código Procesal Penal y establece idéntico término”.

Agregó que “la señora Sala está detenida desde el día 16 de enero, es decir que todavía no cumplió ni siquiera un año, sin embargo se está haciendo un  severo cuestionamiento en distintos ámbitos acerca de la legitimidad de la prisión preventiva  y en el caso puedo decir que ni la justicia de Jujuy es lenta ni la prisión de la señora Sala obedece a motivos políticos”.

“La prisión de Sala está sólidamente fundada por el Juez Mercau y avalada en las sucesivas instancias locales hasta el Superior Tribunal de Justicia, de forma tal que existen elementos importantes en la causa”.

El titular del MPA señaló a este diario que “específicamente lo vinculado a la posibilidad de colusión de testigos, que es una de las exigencias de este informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para justificar una prisión preventiva, es una medida coercitiva trascendente en el proceso y que debe ser tomada con mucho cuidado porque en algún sentido implica una excepción al principio de inocencia”.

“Se dieron las situaciones que llevan a que exista la excepción de la señora Sala y que permanezca detenida durante la sustanciación del proceso”.

Sostuvo que “si ven la dimensión de la causa donde hay tres expedientes acumulados, 80 cuerpos, una profusa actividad de impugnación y de planteos de nulidad, aún estamos dentro de los términos legales que no solamente lo establece el Código Procesal Penal sino lo que establece el propio informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”.

Lello Sánchez manifestó que “con este criterio habría que analizar la situación de todos los detenidos de la Nación Argentina, alrededor del 60% cumplen prisión preventiva y merecerían igual trato que el que pretenden darle a la señora Sala”.

“Por lo tanto la señora Sala no está en una situación excepcional, es una ciudadana común y se da la circunstancia que los elementos que están en el expediente llevaron al juez a decidir su prisión preventiva. En su caso, la defensa debió llevar actividad probatoria para desvirtuar las conclusiones del juez y no lo hicieron, se limitaron a plantear nulidades sobre el mismo objeto procesal con una suerte de prolongación indefinida del proceso que tenía otra perspectiva que no es la procesal si no llevar esto a otros ámbitos donde no deben resolverse, porque la justicia en Jujuy actúa de modo independiente y el MPA también”.

“Ni la justicia de Jujuy es lenta ni la señora Sala es una presa política”, reiteró el titular del MPA.