Se afianza el proyecto GIRSU

Jujuy al día® – Se consolida el proyecto de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU) para Jujuy, a través de la confirmación de la licitación de la segunda etapa anunciada por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Nación, cuya adjudicación supone la construcción de un relleno sanitario, una playa de compostaje, una estación de transferencia y clasificación en la ciudad de San Pedro, y la clausura de los basurales a cielo abierto de El Pongo y Palpalá.

Luego de ejecutada la primera etapa, que comprendía la construcción del Centro Ambiental Jujuy con una planta de separación y clasificación, desde los Ministerios de Ambiente de Nación y de Jujuy anunciaron que fue adjudicada la segunda etapa del Proyecto Chanchillos, lo que representa un avance significativo en el desarrollo del proyecto financiado con fondos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“Se trata de un proyecto largo, complejo, que exigía diversos estudios de ingeniería y distintas etapas tanto de aprobación del financiamiento como también después todo lo que conlleva un proceso licitatorio de estas características”, explicó Luis Lheman, director nacional de GIRSU Nación.

El funcionario nacional anticipó además que luego de finalizar el proceso licitatorio, y una vez adjudicada la obra, en el mes de enero se iniciarían los trabajos de esta segunda etapa que, dicho en palabras de Lheman, “es la más importante de todas porque nos va a permitir hacer la clausura de los basurales que es una de las metas ambientales que tenemos”.

“De esta manera los jujeños –insistió- van a poder disponer sus residuos en un lugar adecuado, con el tratamiento correspondiente, primero a través de la planta de clasificación y luego a través de un tratamiento integral que busca reinsertar en el circuito comercial y económico aquellos productos revalorizables”.

La ministra de Ambiente, María Inés Zigarán, se expresó en el mismo sentido al reconocer que “se trata de un proceso sobre el cual venimos trabajando a lo largo del año de manera decidida, por instrucción del gobernador Gerardo Morales, que representa un avance cualitativo en materia ambiental, y que significa un hito histórico en la gestión pública ambiental de nuestra provincia”.

Zigarán se manifestó satisfecha respecto a la licitación, y a la vez destacó que “esto nos permite renovar nuestro compromiso con el proyecto GIRSU, nuestra vocación para resolver la problemática de los pasivos ambientales generados históricamente por un tratamiento inadecuado de la basura, y renovar también la apuesta para continuar profundizando nuestro trabajo el año que viene de manera conjunta con los municipios y comisiones municipales”.

Beneficios ambientales y sociales

Los avances en la iniciativa GIRSU Jujuy, dentro de los cuales se incluye la ejecución de la segunda etapa del proyecto Chanchillos, “permitirán alcanzar una serie de beneficios ambientales y sociales significativos, con un fuerte impacto favorable sobre la salud de la población y el ecosistema en el que vivimos”, explicó Luis Lheman.

Por un lado se disminuiría considerablemente la generación de basura, a través de un sistema de separación domiciliaria, en origen, dentro del cual la participación de la sociedad y las instituciones es fundamental.

En esta línea, se reducirían los volúmenes de basura que antes iban a parar a los botaderos. Y que ahora serían separados y clasificados por medio de un tratamiento integral. Lo que a su vez ayudaría a sanear y clausurar los basurales a cielo abierto de la provincia.

Por otra parte, a nivel social, “el proyecto que ya se viene ejecutando junto con el ministerio de desarrollo humano y el ministerio de salud, contempla el rol de los recuperadores que trabajan en los basurales de manera informal, a través del Plan de Inclusión Social (PISO) que los empodera y les reconoce un protagonismo en todo este proceso”, ponderó Zigarán.

Esto quiere decir que se viene abordando la situación de los recuperadores, pensando en incluirlos en un proceso que considera alternativas de organización y de desarrollo económico y productivo a partir del trabajo que ya realizan, como la recuperación y el reciclado, por ejemplo.

Cabe destacar que además se está avanzando sobre un plan de comunicación ambiental y social (PCAS), que junto con las propuestas de educación ambiental que se elaborarán con el ministerio de educación, vendrían a reforzar el cambio cultural que se proyecta pensando en generar conciencia y en la formación de ciudadanías ambientales.

Cogestión entre estado nacional, provincial y municipios

Los referentes de ambiente de nación y de la provincia destacaron el trabajo articulado que se viene realizando entre los tres sectores gubernamentales: gobierno nacional, provincial, municipios y comisiones municipales.

Se trata de responsabilidades compartidas: el estado nacional que es el que aporta equipamiento, la provincia que incorpora la gestión, y los municipios que van a tener que garantizar que los ciudadanos colaboren con la separación en origen, y con la recolección diferenciada, entre otras competencias.