Democracia o fascismo

1

Jujuy al día® – El peronismo ha gobernado Jujuy en forma ininterrumpida desde la vuelta de la democracia. Su ciclo se agotó finalmente el año pasado, con la victoria contundente de Gerardo Morales, quien se impuso en los comicios por más de 20 puntos y comenzó un proceso de regeneración institucional en la provincia. Pero la corporación que sumió a Jujuy en el caos y la violencia durante la década robada no puede tolerar esa alternancia en el poder. Lleva autoritarismo en la sangre, no democracia.

Los diputados del FpV presentaron ayer un proyecto que dispone la intervención federal de Jujuy. Con esta iniciativa buscan remover al Gobernador y a todos los legisladores provinciales, y poner en comisión a los miembros del Poder Judicial. Su articulado no remite a ninguna de las causales que habilitan esta medida extrema en la Constitución (art. 6), ya que no fue solicitada por las autoridades de la provincia, ni responde a una invasión exterior, ni busca garantizar la forma republicana de gobierno. En lugar de ello, se limita a reiterar la ficción de Milagro Sala como presa política. Una narración que ya no engaña a nadie.

Según este grupo de diputados, la dirigente -que actualmente atraviesa un proceso judicial por corrupción, y cuenta con todas las garantías de ley- se encontraría “secuestrada” en la provincia. El proyecto es un papelón que reduce la tarea parlamentaria a una parodia. Se asemeja a otras iniciativas ridículas de ese espacio, como la declaración del “día de la mentira” en honor al debate presidencial. Desde su perspectiva todo es relativo, y por lo tanto vale todo.

Sin embargo, detrás del cascarón de este mamarracho jurídico se esconde un delirio fascista que pinta de cuerpo entero a sus autores. Es un síntoma de su intolerancia frente al funcionamiento de los mecanismos institucionales. No soportan que la Justicia trabaje e investigue en forma independiente en una provincia en la que instalaron la impunidad durante años. No toleran que el Legislativo haya vuelto a los consensos y las construcciones colectivas. Y no pueden entender que el pueblo haya seleccionado a otros dirigentes para el ejercicio del poder, ese deber cívico que confundieron con un privilegio personal. No es un rasgo nuevo en el kirchnerismo. Recordemos que su conductora se rehusó a entregarle los atributos del mando al Presidente Macri, rompiendo una tradición republicana que Alfonsín reinauguró al colgarle la banda presidencial a Carlos Menem en el ‘89. Luego llegarían las consignas de la “resistencia”, un término incompatible con la vida en democracia: nadie tiene por qué “resistirse” a la voluntad del pueblo. Luego el grupo que tildaba de “golpista” a cualquiera que preguntara por qué había aparecido muerto un fiscal de la República demostraría verdadera vocación destitúyete a través de mafiosos como D’Elía o Esteche.

Fueron un oficialismo cínico y autoritario, y se han convertido en una oposición inescrupulosa y desesperada. Están manchando las banderas históricas de su propio partido. Están denigrando a la actividad política en su conjunto. Pero no podrán intimidarnos. Los jujeños hemos elegido el cambio. No vamos a permitir que nadie nos arrastre al pasado.

Por Alejandra Martínez

Diputada Nacional por Jujuy de la Unión Cívica Radical.

1 COMENTARIO

  1. Dos cosas muy importantes; 1º ) Hay que dejarlos REBUZNAR en la soledad del desierto, y
    2º) NO PERDERLOS DE VISTA PORQUE SON MUY ASTUTOS, y son capaces de cualquier cosa
    con tal de conseguir el fracaso de esta INCIPIENTE DEMOCRACIA !!!!!!!!!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here