Carta abierta a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos: “Los jujeños no somos inhumanos” Los jujeños estamos siendo víctimas de la posverdad

0

hugo nuevaEstimados señoras y/o señores de la CIDH (también de la ONU y OEA) con todo el respeto que me merecen, respecto del caso Milagro Sala (Política presa), tengo la impresión que están siendo víctimas de un lobby muy bien orquestado e instrumentado por gente con experiencia y suficiente capital simbólico para desarrollarlo pues observo que han permitido que les describan una realidad voluntarista y parcializada.

Claro que mi impresión puede ser calificada como subjetiva. Les aseguro que lo es pues, como Uds. mismos, analizo con la información con que cuento, cosa esta que nos está poniendo en igualdad de condiciones respecto de la subjetividad.

Probablemente lo que me diferencia –favorablemente- es el hecho de ser parte de una sociedad que hoy está siendo interpelada por la posición asumida por uno de sus dirigentes, creo, sin la suficiente indagación de la verdad. El mencionado enfoque nos convierte en un pueblo con una moral social discutible pues estaríamos siendo cómplices de acciones dictatoriales, violatorias de un estado de derecho respecto de la situación procesal de la mencionada política presa y resalto esta condición, ya que decir presa política en este caso es como adjudicar una condición que sólo se sostiene en la volubilidad de las palabras y su repetición al infinito que intenta convertir en cierto algo falaz. Aventuro a calificar el intento como una “falacia ad hominem”.

Para dirimir y desterrar la subjetividad que nos convierte en seres humanos iguales pero con distintas experiencias respecto de esta que han convertido en un problemática, les propongo que hagan caso omiso a las pretensiones de grupo de lobby, formen su propio criterio y construyan una realidad en la que podamos participar como sociedad todos los jujeños.

Para ello podrán imitar a aquella mítica Comisión que visitara el país allá por septiembre de 1979 y constaten sin intermediarios, en su contexto social y con información a la vista, si lo que los lobistas profesionales argumentan -tras propósitos ineludiblemente políticos- es veraz o al menos parcialmente cierta, o decididamente mentirosa.

Claro que en Argentina, no en Jujuy, hay quienes ya tratan de demonizar esta invitación utilizando recursos propios de su bajeza cuando toman un lema que utilizó la sangrienta dictadura que secuestraba y desaparecía personas cuando llegaba a nuestro país aquella comisión que salvó vidas. Las febriles mentes de opositores de toda oposición nos señalan acusatoriamente a los jujeños porque solicitamos la presencia del CIDH que “somos derechos y humanos”. Claro que connotando algo distinto de lo que las propias palabras dicen. Nadie en Jujuy se ha declarado de esa forma. Nos lo adjudicaron los lobistas profesionales para sugerir que al igual que los dictadores de los ´70 nosotros, los jujeños, intentamos esconder la violación a los preceptos constitucionales tras un lema que hiede a sangre aún fresca.

Claro que los enemigos de la verdad, en consonancia con la indirecta acusación de que somos víctimas los que en esta tierra habitamos, nos hacen cómplices de una dictadura que sólo habita en el discurso de quienes no tienen ni nunca han tenido otra cosa que un manojo de palabras bien articuladas y los teléfonos de aquellos que piensan y actúan igual que ellos en los meandros del poder político internacional. Donde unos burócratas son elegidos por otros burócratas arrogándose la representación del pueblo.

Cuando decimos propósitos ineludiblemente políticos estamos diciendo que estos señores y señoras que ponen en el banquillo de los acusados a toda una sociedad –la jujeña- que, según aluden los denunciantes prohijamos, o al menos hacemos caso omiso a situaciones que vulneran los derechos de más de un ciudadano a los que llaman –forzando las palabras a ser interpretadas más que leídas y comprendidas- mentirosamente “presos políticos”.

Es menester dejar claro que los organismos políticos no pueden ordenar ni disimuladamente a los poderes judiciales de las democracias. No se trata de soberanía se trata del respeto a los pueblos y no a las instituciones que estos crearon.

Se trató de libertad

El pueblo jujeño es sabio y lo ha demostrado pues ni bien tuvo oportunidad de quitarse el yugo de la opresión que significaba la organización Tupac Amaru, no lo dudo. Voto masivamente a quien creía estaba interpretando su mayor carencia, la falta de libertad.

Nunca el pueblo jujeño fue más contundente, al menos la mayoría que se expresara hace 12 meses, que cuando voto en contra de que la expresión política del grupo liderado por Milagro Sala forme parte del poder formal de nuestra provincia. (Pueden acceder al resultado de las elecciones 2015).

A saber, la Org. Tupac Amaru (O su expresión política, el FUYO) contaba con 91.000 afiliados. Curiosamente, en las urnas sólo consiguió una tercera parte de ese número. Claro que esto podría ser indicativo de que hay un grupo importante que comparte la labor social del agrupamiento pero no así su expresión política. También sería lícito pensar que aquellas dos terceras partes que no votó favorablemente expresó su situación de cooptación por necesidad económica, el miedo y, por qué no, la amenaza.

Sin reacción popular

Otro elemento a tener en cuenta es que, como la historia lo demuestra, una arbitrariedad generó un 17 de octubre. Otra un movimiento en Polonia con Lech Walesa. Otra peor en Sudáfrica ungió a Mandela. Salvando las distancias y, aunque no reconozco arbitrariedad alguna, el resultado de la detención de Milagro Sala pone en duda su tan meneado y más publicitado liderazgo popular. Luego de ser detenida Milagro Sala. Con toda “su gente” en la calle y tomando la plaza central de nuestra provincia, no produjo reacción alguna. Se podía haber esperado una convulsión social de magnitudes o al menos una movilización en repudio. Pero no, curiosamente no ocurrió nada de eso. Es más. No ocurrió nada. Entonces hasta me animo a decir que tal liderazgo, el mito que intentan crear, tiene los pies de barro y con lo cual es fácil advertir donde termina su camino.

Señores de la CIDH, hasta aquí les he solicitado que emulen a sus antecesores, los que llegaron a nuestro país tras negociaciones entre el gobierno de James Carter y la dictadura reinante. Uds. no deben hacer nada de eso, sólo decirnos cuándo los esperamos y allí estaremos, con la humildad que culturalmente nos caracteriza.

Los esperamos

Es posible que luego de que la sociedad y la justicia de Jujuy expliquen, cuenten, claramente los cómo, cuándo, dónde y porqué Milagro Sala está presa, los egos de aquellos que tomaron una posición se retracten. Sólo cabe desde aquí apelar a la inteligencia y con esto abrir las mentes para, desde la humildad del no saber, del no poder contextualizar por falta de información, vengan o mejor, envíen una comisión investigadora para que con otros ojos y oídos obtengan un contexto que obligue a repensar una posición al menos apresurada.

Por último quisiera señalar una situación que me parece al menos para tener en cuenta pues parece ser la raíz de una acción que, insisto, señala que los jujeños somos inhumanos.

Ya mencione el accionar de cierto lobby, lo que aún no hago es decir quiénes son y porque, presumiblemente, estos se asocian tras una bandera espuria, reclamar la libertad de alguien que está siendo juzgado por un poder de la Constitución en el marco de un estado de derecho. Lo curioso que unos de los lobistas sea quien por 1977 era juez de la misma dictadura que el CIDH investigaba por los horrores conocidos internacionalmente. “En 1976 Eugenio Zaffaroni había jurado como juez fidelidad a los “objetivos básicos” de la dictadura y el “estatuto” con la que ésta reemplazó la Constitución Nacional”.

Debo agregar que el Sr. Almagro, Taiana y Verbitsky compartieron y comparten ideológicamente lo que su generación les dio a conocer como “solución” a la desigualdad social, la insurgencia. A uno como tupamaro, otro como montonero y, el último, tal vez el más ubicuo de los tres ya que así como compartió método e ideología con Almagro y Taiana también lo hizo, primero con ambos y después con Zaffaroni en la dictadura cuando a uno le toco ser juez y al otro colaboracionista de la Fuerza Aérea.

La posverdad

Para despedirme y deseando que la comisión que vayan a enviar a Jujuy no esté integrada por ninguno de los mencionados, quiero dejarles como reflexión final la probabilidad de que los jujeños estemos siendo víctimas del concepto conocido como ”posverdad”, el que por hoy en el país tiene un auge creciente, y que alude a la idea de que no importa la veracidad de una información sino solo el impacto emotivo que pueda tener.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día (En situación de paulatino retiro)