“La dignidad del pueblo jujeño no se negocia” Enfoque

0

Jujuy al día® – Son preocupantes las expresiones de organizaciones internacionales que, sin haber visitado Jujuy, parecieran buscar presionar a la justicia jujeña para la liberación de Milagro Sala.

Nuestra justicia, es independiente. Porque esto es lo que corresponde a un Estado de Derecho que, afortunadamente Jujuy ha recuperado. La división de los poderes ha vuelto a ser una realidad y, desde ella, cada uno cumple sus funciones en el ámbito de sus competencias y con la estricta observancia de las normas jurídicas y el pleno respeto por los derechos humanos.

Esos mismos derechos humanos que fueron reiteradamente vulnerados y olvidados. Esos mismos derechos humanos de los que nadie habló cuando, durante años, hubo quienes construyeron su poder en base a los más vulnerables y necesitados, sometiéndolos a partir de una dependencia económica casi extorsiva.

Cientos de testimonios de jujeños amenazados y cautivos de esta dependencia y, en ocasiones hasta atacados físicamente, deberían interpelarnos a todos, incluida la comunidad internacional, por los silencios de años.

Es cierto que durante mucho tiempo, Jujuy fue una provincia postergada, y en donde las decisiones se tomaban desde otros espacios. Pero ahora vivimos un tiempo nuevo y la autonomía de nuestra provincia, no vale menos que la de las demás. Nuestro pueblo jujeño tiene la dignidad que le da nuestra Constitución Nacional en una organización federal que le reconoce competencias que le son propias, y a las que no estamos dispuestos a renunciar.

Vamos a defender nuestra Constitución provincial, la legitimidad de una plena división de poderes que funciona sin condicionamientos, ni ordenes ni presiones, porque su única preocupación debe ser la de hacer justicia, una justicia que no reconoce nombres, ni contactos, ni influencias, una justicia que solo reconoce la verdad histórica de los hechos que durante años pusieron en contradicción, los derechos humanos de muchos jujeños.

Defendamos nuestra autonomía, porque la dignidad del pueblo jujeño no se negocia.

Por Gabriela Albornoz

Diputada Nacional por Jujuy (UCR/Cambiemos)

Dejar una respuesta